Una joven quedó detenida por haber asesinado a su hijo recién nacido cuyo cuerpo arrojó a la basura en una localidad de San Juan, donde confesó que asfixió al niño con un trapo ya que creyó imposible criarlo.

angelito 2

Adriana Benita Ortíz, la detenida de 27 años, no supo qué decir a los policías y optó por revelar su aberrante crimen, aunque sin largar una sola lágrima y con una frialdad que sorprendió a todos, según informaron fuentes cercanas al caso. En esa supuesta confesión reconoció que el bebé muerto era suyo, que lo había parido en el baño de su domicilio la tarde anterior y que, como ya tiene 5 hijos y no podía criar a otro más por su difícil situación económica.

La mujer que había dado a luz el domingo, quedó detenida y se encuentra a disposición de la justicia, mientras que su madre, una jubilada de 65 años, estuvo demorada y recuperó su libertad para poder atender a los nietos.

Dejar una respuesta