El intendente de Valle Viejo, Gustavo Jalile, advirtió que la única manera de darles estabilidad a los 495 empleados que están en la mira es que desde el gobierno provincial se desembolse unos 5 millones de pesos mensuales.

En este sentido, el jefe comunal, quien tuvo que enfrentar la movilización de los trabajadores días pasados con la toma del edificio municipal, ahora asegura que necesitará 5 millones de pesos para mantener los 495 puestos laborales.

En caso de no recibir ese monto millonario por parte de la provincia, Jalile planteó como alternativa dar de baja a ese número de trabajadores para reducir la planta de personal y el gasto mensual de la comuna chacarera.

Valle-Viejo

“Lo que hicimos nosotros es un compromiso con la gente de los gremios, hacer un impasse, a efectos de que se consigan los recursos. Momento en que no haya recursos, no queda otra, seguro que la reducción de gastos de personal”, apuntó Jalile.

Un Jalile sin memoria, dijo que “hubo un viva la pepa”, olvidando la maniobra política de 2011 que tuvo que enfrentar la ex intendenta Natalia Soria.

Como si fuera poco, el intendente sostuvo que el municipio no pagará a personas que no den una contraprestación. “Los recursos que estarían viniendo serían para pagar sueldos, no nos sirve pagar sueldos”, advirtió.

“Valle Viejo no necesita tener empleados pagados o no pagados y no tener ningún tipo de contraprestación”, sentenció.

Dejar una respuesta