El ministro de Educación Diego Romero dio a conocer la creación de una estructura especial dentro de la cartera, con el fin de agilizar las refacciones y mantenimiento, ante un estado de los edificios escolares peor de lo que imaginaba.

Por FM Aire Libre, dijo que recuperar la infraestructura para no continuar con las permanentes suspensiones de clases, es uno de los desafíos de la gestión: “Uno de ellos es la refacción y mantenimiento de los establecimientos educativos, que están en muy mal estado. Con todo el equipo del Ministerio en la transición hicimos un relevamiento en los establecimientos y nos dimos cuenta de que la situación era más grave de lo que pensábamos. Es uno de los desafíos más grandes que tenemos”, afirmó.

Gabinete de Bertone Gobernadora Tierra Del FUego

“En toda la provincia está la misma situación. Tenemos problemas de mantenimiento de calderas, problemas con el gas, y el agua en las escuelas es todo un tema. Hay que arreglar las cisternas, hacer limpieza, y ese mantenimiento cuesta mucho”, sostuvo.

“Cuando uno habla con los directivos en persona y se acerca a los lugares donde transitan los alumnos, se detecta con mayor dificultad. Se suman pisos que se levantan, picaportes que faltan, pérdidas de agua. No es un problema de pintura sino que es mucho más estructural”, lamentó, tras el abandono por años.

Siendo vicedirector del Polivalente de Arte, lo vivió en carne propia: “Estos dos últimos meses estuvimos sin calefacción”, señaló de la desidia de la gestión Ríos.

A fin de agilizar la reconstrucción, se decidió “separar la parte pedagógica del mantenimiento de las escuelas y el control de gestión, que lo hacemos en tres Secretarías. Una Secretaría va a estar abocada al mantenimiento y la refacción, no así a la construcción y ampliación de instituciones educativas, que va a pasar a Obras Públicas. Esto nos va a permitir estar más atentos con los equipos de esta Secretaría, únicamente dedicados al mantenimiento de los establecimientos. Además los directivos y supervisores necesitan tener un referente en el Ministerio”, dijo.

Lo que antes era el área de Infraestructura, se transformó en “una Secretaría de Planeamiento y Servicios justamente”, con lo que espera bajar la burocracia y dar respuestas más rápidas.

diego romero“En un principio pensamos en que los directivos manejen una caja chica, pero no podemos exponerlos a que estén atentos al arreglo de una caldera, o de una canilla que pierde agua. Eso le corresponde al Estado, y al Ministerio en particular. Por eso formamos equipos para las tres ciudades, para mantener las instituciones y seremos nosotros mismos los responsables”, garantizó.

“Ante un desperfecto, la idea es actuar de inmediato. Vamos a trabajar con un fondo y ya pedí al Ministro (de Educación de la Nación Esteban) Bullrich en la primera reunión del Consejo Federal, una ayuda económica. Prometió darla y se ha mostrado dispuesto a ayudar a Tierra del Fuego. Está atento a las problemáticas que nosotros podemos tener”, aseveró.

Revisión a Molina

Por otra parte, dio a conocer el pedido a Nación de una “auditoría de las cuentas”, puntualmente vinculada con los programas nacionales que bajaron fondos a la provincia.

“No es porque tenga dudas pero siempre es bueno que comencemos con las cuentas claras, con relación a la plata que se ha gastado o no, que viene de Nación”, dijo.

Los auditores de Nación vendrían “en enero” a revisar las cuentas “sobre el dinero destinado a programas que no se usaron; o dinero destinado a la construcción de establecimientos y se está usando. Queremos ver en qué situación está todo. Nosotros dependemos mucho de las cuentas nacionales y queremos tener claro hacia dónde van destinados los fondos. Por ahora no hay ninguna sospecha pero queremos que nos auditen y nos aclaren bien adónde pertenece cada uno de los fondos de programas nacionales y líneas de construcción de escuelas”, reiteró.

Esos fondos serán transferidos, una vez concluida la auditoría, al Ministerio de Obras Públicas, para que pueda continuar con la construcción, en caso de que esté en marcha, o iniciarla de no haberse cumplido ese paso.

Horas cátedra, en revisión

En otro orden de cosas, se lo consultó sobre el sobreseimiento a la ex ministra Sandra Molina por el uso de las horas cátedra, destinadas a personal que no era docente. El ministro Romero marcó un cambio en su gestión: “La orden de nuestra gobernadora ha sido destinar todas las horas cátedra al Ministerio de Educación, para poder controlar a quién las destinó y a quién no. Había horas que se cedían a Deportes, a Cultura y otras Secretarías, que no pertenecían a la función educativa”, dijo.

Además planteó que existe una “burocracia tremenda” tanto en el pago de horas cátedra, como en certificación de servicios y trámites en general. “He puesto una Subsecretaría de Recursos Humanos para los docentes, para agilizar justamente el cobro de las horas, en tiempo y forma. Un docente tardaba cuatro o cinco meses en cobrar un cargo o una hora, por la burocracia. Ahora vamos a tener una Subsecretaría destinada a esto, que va a llevar también el control de las horas cátedra y quién las tiene. Esta Subsecretaría va a tener relación con la Secretaria de Recursos Humanos de la provincia directamente y se compatibilizará el sistema de liquidaciones, evitando pasos intermedios”, informó.

 

Dejar una respuesta