Dos procedimientos con pescadores furtivos terminaron con el decomiso de más de 70 truchas y, en uno de los casos, con un irascible individuo en fuga y perseguido tras amenazar a los guardafaunas con cuchillo de caza.

Uno de los operativos se realizó a las 20 del domingo, durante un control rutinario de tránsito en la Ruta 237 a Bariloche, en el paraje conocido como “Malahuaca”, próximo a Alicura. Allí, los guardafaunas detuvieron a dos vehículos: un Chrysler PT Cruiser y una Peugeot Partner.

Al parecer se trataba de dos grupos de ocho personas en total, que formaban parte de la misma incursión de pesca furtiva en la zona, provenientes de las localidades próximas de Bariloche y Villa la Angostura.

En el Cruiser se movilizaban cinco personas a las que se les secuestraron once truchas arco iris, pescadas sin el correspondiente permiso y con artes prohibidas en la región, como es el uso de anzuelo encarnado. En ese caso se labró una contravención a las leyes de fauna.

trucha

La falta de permisos para la pesca y el transporte fue una de las razones para el secuestro de las truchas en el acceso a Junín.

Pero la situación se tornó tensa y luego dramática, cuando el personal de Fauna procedió a controlar el segundo automotor. El conductor de la Peugeot Partner gris –cuya patente no pudo ser determinada– descendió de improviso y extrajo de entre sus ropas un cuchillo de unos 30 centímetros de hoja, del tipo que es de uso corriente en las actividades de caza y pesca.

El desencajado sujeto, siempre blandiendo el arma blanca, increpó a los guardafaunas, los acusó de molestar y, tras amenazarlos, volvió sobre sus pasos e ingresó al rodado para darse a la fuga, junto con un acompañante y un menor cuyas identidades de momento se ignoran. Se presume que también transportaba piezas de salmónidos capturadas de forma clandestina.

Los guardafaunas retornaron a su propio móvil, una camioneta Toyota, y se lanzaron a la persecución a lo largo de unos 50 kilómetros, hasta que perdieron todo rastro a la altura de la seccional Nahuel Huapi de Parques Nacionales.

Los agentes retornaron a su base de Junín de los Andes ya con los primeros minutos del día lunes. Dieron parte a las autoridades para tratar de ubicar el paradero del rodado y a su conductor prófugo.

Mientras tanto, alrededor de las 21 de la misma jornada pero en el acceso por Ruta Nacional 40 a Junín de los Andes, desde el camino a paso Mamuil Malal, guardafaunas y policías de la Brigada Rural y Tránsito realizaron un procedimiento en el que demoraron a los ocupantes de un Renault 12. Según se supo, se trata de personas domiciliadas en la vecina ciudad de San Martín de los Andes.

En este hecho, que no tiene relación alguna con los protagonistas de lo ocurrido en Alicura, los uniformados se incautaron de unas 60 truchas marrones que habían sido capturadas en lago Tromen, sin permiso de pesca ni transporte.

En este caso se labraron las actas e infracciones correspondientes, sin que los demorados opusieran resistencia.

Dejar una respuesta