Llamativo silencio policial. Ninguna manifestación se ha difundido desde la jefatura de la Policía de Río Negro en torno al gravísimo hecho del que resultó víctima una mujer que forma parte de esas filas desde hace cuatro años.

No sólo llama la atención el silencio desde ese lugar de responsabilidad institucional, teniendo en cuenta que la víctima es una integrante de la fuerza sino que existen sospechas sobre otro u otros uniformados.

Por lo menos son objeto de investigación de parte de la Justicia rionegrina que instaló las dudas al separar de la instrucción de la causa a efectivos provinciales, reemplazándolos por federales.

No existen antecedentes, por lo menos cercanos, que registren un ataque semejante a un policía y que la Institución permanezca desinteresada. Como si mirara para otro lado y sin tener en cuenta comentarios que relacionan tal actitud con el hecho que la víctima sea una mujer.

Esos mismos comentarios recuerdan que fue necesaria la sanción de una Ley de protección del género para prohibirle taxativamente a la Policía rionegrina, por ejemplo, la exigencia del exámen de evatest a las mujeres que cursan la carrera de ingreso, entre otras cuestiones vinculadas a la relación vertical que suele trasformarse con poco esfuerzo en un abuso del poder en función de los rangos jerárquicos.

lucia poblete

A tal punto es llamativo el silencio que ni siquiera la Institución se ha manifestado en torno a la necesidad de una investigación interna ante el ataque sufrido por la suboficial Lucía Poblete.

Recordemos que la joven agente de la Policía, con funciones en la ciudad rionegrina de Viedma, continuaba internada en grave estado tras recibir dos disparos de armas de fuego y ser vejada con un objeto metálico, informó hoy el fiscal que investiga el caso, Juan Puntel.

El hecho se registró en la madrugada del miércoles pasado en un departamento del barrio América, de la capital rionegrina, pero la información oficial recién fue suministrada en forma oficial este martes.

La víctima, Lucía Poblete (26), recibió dos balazos y se encuentra internada en el hospital Artémides Zatti de Viedma, donde además se determinó que “presenta un desgarramiento vaginal provocado por un elemento contundente”, informaron fuentes hospitalarias.

Dejar una respuesta