Pese a que la nueva conducción de la AFIP, encabezada por Alberto Abad, y Horacio Castagnola en la DGI y Sergio Rufail en la subdirección de Servicio al Contribuyente, anunció que una de las primeras tareas sería“corregir la situación heredada de una insuficiencia de reservas con restricciones cambiarias que se hicieron para compensar con un régimen tributario”, dijo el principal funcionario, y que comenzó a regularizarse con el fin del cepo cambiario el 17 de diciembre último y el primer pago el 16 de febrero de las percepciones de 20% en compras de dólar ahorro y 35% en gastos de turismo en el exterior correspondientes al trienio 2012 a 2014, miles de beneficiarios no hicieron sus reclamos de reintegro.

No se trata de una cifra menor, nada menos que “entre 15.000 y 20.000 millones de pesos”, anticipó en rueda de prensa con periodistas Sergio Rufail.

Alberto_Abad_02

Si bien los funcionarios de la AFIP intentaron restarle dramatismo a semejante renunciamiento de miles de ciudadanos, en lugar de contribuyentes, como sostiene Alberto Abad porque considera que “la AFIP está para brindar un servicio al conjunto de habitantes y cumplir con el compromiso asumido por el Gobierno de:

a) derogar las ataduras que imponía el régimen cambiario y las retenciones;

b) devolver en tiempo y forma los impuestos retenidos a los ciudadanos con saldo a favor; y

3) brindar previsibilidad a los ciudadanos de cuándo y cómo va a recibir un crédito tributario, para reparar el pacto fiscal con la sociedad; en los hechos se sospecha de que esa actitud responde a la “intención de no ser descubiertos en manifestaciones de riqueza no acordes con los ingresos declarados al fisco”.

Se trataría de casos de empleados y amas de casa con clave uniforme de identificación laboral como empleador que fueron habilitados por la AFIP para compra dólar ahorro y gastos con tarjeta en el exterior, pero que lo hacían por cuenta de algún familiar, usufructuando su condición de no estar inscriptos ni en Ganancias ni en el Impuesto a los Bienes Personales, y por tanto temen que de presentar el pedido de devolución de percepciones incompatibles con sus ingresos fueron observados por el ente recaudador.

Dejar una respuesta