En un fallo inédito para los medios digitales, el juez de primera instancia en lo Civil de Primera Nominación, Jorge Avellaneda, condenó al propietario de catamarcactual  por daños y perjuicios. La demanda había sido iniciada por el presidente de Editorial Capayán, Silvio Zitelli, luego de la publicación de una serie de mensajes agraviantes que, tras las pericias, constataron que fueron escritas desde la misma computadora que utiliza el diario digital.
La condena recae en el medio catamarcactual.com.ar y en su propietario, el señor Fredy Kunz, quien deberá afrontar un resarcimiento económico a favor del demandante.
elancastiLas publicaciones –comentarios agraviantes presuntamente anónimos de artículos del diario digital- datan de 2008. Así, por ejemplo, en diciembre de 2008, el diario digital publicó un artículo en el que se hacía referencia a la habilitación a Esteban Casas para manejar. Y a continuación, pese a que la noticia no tenía ninguna vinculación, se incluyeron una serie de comentarios en los que se atacaba el pasado y el presente de Zitelli y un supuesto interés por “presidir el PJ” provincial.El comentario estaba escrito por “Fredy Kunz” y salió el día 02/12/2008, a las 09:37:05 hs., desde el IP 200.117.248.50.
El segundo hecho es otro comentario del mismo día y en la misma página se pudo leer: “Zitelli, la verdad que esta provincia da para todo, que un tipo de las características del tano, (…) siga dando vueltas, no habla bien tampoco de la justicia que lo protege o el gobierno que le subsidia pagando (…) al pasquín ese de cuarta que tiene”; “Zitelli ladrón” el día 02/12/2008 a las 09:19:41, hs. IP 200.117.248.50″, con lo que se ponía en evidencia que surgían desde la misma computadora.
Se denunció también un tercer hecho en similares circunstancias.
Fundamentos
En los considerandos del fallo, el magistrado sostiene que hubo por parte del diario digital “un verdadero abuso en el uso de un medio de comunicación, pareciendo más bien como la utilización del mismo para, en primer lugar, definir una disputa personal con el actor y con el medio de su propiedad; y, en segundo lugar y aprovechando la situación, convencer a la comunidad, particularmente a los usuarios corrientes de los medios de comunicación”.
“Lo que en realidad corresponde es que los propietarios de los medios (sean gráficos, digitales o cuales fueran) asuman el control previo a la publicación, sino terminamos viviendo en una verdadera jungla donde rige la ley del más fuerte, o del más irresponsable o agresivo”, señala el fallo del magistrado, quien destaca que la misma página contenía condiciones de uso que luego fueron violadas.
Además, en referencia al buen nombre del demandante, el magistrado fundamentó: “Ha quedado acreditado en autos que en todo el ámbito de la Justicia de Catamarca no existiría una sola causa penal en la que el mismo se encuentre involucrado; mucho menos, condenado”. Y recuerda que en otra oportunidad condenó a editorial Capayán por otros hechos denunciados, pero “hoy me toca ocurrir en resguardo de su honor, sancionando las conductas que lo conmueven en su imagen pública”.
En otro párrafo sostiene: “La demandada (Catamarcactual) sostiene que el actor en ningún momento reclamó que se diera de baja a las publicaciones; pero es que la cuestión no pasa por allí sino por permitir que las agresiones innecesarias y/o injustificadas salgan a la luz, toda vez que, hasta que se opere tal baja el daño  ya fue cometido. Jamás se debería permitir que un “comentario” que aparece suscripto con evidentes nombres simulados -como el de “Zitelli ladrón”- sea bajado a la página del diario”.
Por lo expuesto, consideró que “corresponde hacer lugar a la demanda, condenando a Fredy Kunz a abonarle” a Zitelli una suma de dinero a valores actualizados desde el momento en que se produjo el hecho.

Dejar una respuesta