Hay momentos en que los planetas se alinean y lo que parecía imposible deja de serlo para convertirse, cuanto menos, en una gran anécdota. De eso podrán dar fe quienes se encontraban anoche en el Faena, justo cuando Charly García se sentaba al piano con Mick Jagger y Ron Wood como espectadores de lujo.
El músico argentino había sido invitado por la banda Cocktail Tour para participar del show que, como cada viernes, presentan en el Library del hotel de Puerto Madero. Y, para su sorpresa, se encontró con el cantante y el guitarrista de los Rolling Stones entre la audiencia.

Charly, a su vez, tuvo como invitado especial a Bernard Fowler, el histórico corista de la banda británica con el que trabó una gran amistad. Junto a él interpretó versiones muy personales de dos clásico de sus Majestades Satánicas, “Honky tonk women” y “Beast of burden”, además de “Happy and real”, una de las canciones que grabó con Pedro Aznar para su álbum Tango 4, de 1991.
Charly“Al principio es un poco intimidante saber que tenés a esas bestias escuchándote, pero después te acostumbrás”, le contó a LA NACIÓN Fernando Tur, líder de Cocktail Tour. “Es la segunda vez que Charly se nos une, y sabíamos que iba a estar Ron Wood entre el público. Después nos enteramos que estaba Jagger también y fue rarísimo; estaba rodeado como de seis guardaespaldas que no parecían guardaespladas”

Dejar una respuesta