El juicio a Reinhold Hanning, quien fuera guardián del campo de concentración de Auschwitz, se inició ayer jueves, en Detmold. El ex guardia es acusado de complicidad en la muerte de miles de personas.

Hanning escuchó en silencio el relato de un superviviente del campo en el primer día de audiencia, pero eludió pronunciarse sobre su rol en el Holocausto.

“Tenemos casi la misma edad. Pronto estaremos ambos frente a nuestros últimos jueces” le dijo Leon Schwarzbaum, de 95 años, y lo exhortó explicar porqué 35 miembros de su familia y “millones de judíos, gitanos y otros” fueron exterminados por los nazis.

nazi
A la derecha de la imagen, el ex guardia de las SS en el campo de exterminio de Auschwitz, Reinhold Hanning.

El exguardián del campo de concentración, cuyo estado de salud le permite solamente dos horas de audiencia por día, está acusado de “complicidad” en la muerte de al menos 170.000 personas entre enero de 1943 y junio de 1944.

Es pasible de ser condenado a entre 3 y 15 años de prisión, una pena esencialmente simbólica dada su edad.

El acusado ingresó dando cortos pasos en la amplia sala de Detmold donde ha sido deslocalizado el juicio debido a la enorme atención mediática que suscita, y al número de partes civiles, unas 40, procedentes de varios países (Canadá, Israel, Hungría).

Escrutado por más de 200 personas, Hanning -viudo desde 2009, ex obrero en una fábrica de bicicletas- dejó que sus dos abogados declinaran su identidad, y no desvió la mirada de la mesa instalada frente a él.

Espera “escuchar a los testigos” antes de decidir si toma la palabra, explicó su defensa.

Dejar una respuesta