Los jugadores Markieff Morris y Archie Goodwin de los Phoenix Suns protagonizaron un escándalo en pleno partido. El clima no era el mejor, ya que el equipo de Arizona perdía ante los Golden State Warriors, y en un tiempo muerto Morris fue a increpar al juvenil por un error, y como Goodwin lo ignoró, no tuvo mejor idea que agarrarlo del cuello. Terminaron a los manotazos, y si no fuera por sus compañeros la cosa hubiese terminado peor.

phoenixLos dos volvieron al partido, Morris para terminó con 19 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias y Goodwin, con 20 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias. Pero fueron insuficientes para que los de Phoenix frenen a los Warriors, que se impusieron por 104-112.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here