El gobierno nacional anunció un pre-acuerdo con unos 50.000 bonistas italianos que son Holdouts que no habían ingresado a los procesos de canje realizados por el kirchnerismo, según anunciaron en conferencia de prensa el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay.

Los acreedores habían sido beneficiados por un fallo del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial. El fallo había ordenado el pago de unos 900 millones de dólares correspondientes a los bonos más sus intereses respectivos.

Prat-Gay explicó que el acuerdo fue realizado “reconociendo el capital y un interés prudente que refleje las tasas de interés de los últimos años, que es mucho menos que la sentencia que tenía acordada este grupo en el Ciadi”. “El acuerdo es muy importante porque el interés que vamos a pagar es la tercera parte que tenía la sentencia”, celebró.

marcos peñaDe acuerdo con las estimaciones del gobierno nacional, el principio de entendimiento es equivalente al 30% de la deuda que se discute en los tribunales norteamericanos y al 15% del total de los montos que están en litigio.

El acuerdo fue anunciado en momentos en que el gobierno argentino mantiene negociaciones en los Estados Unidos con el grupo de holdouts más radicalizados, quienes fueron beneficiados por el fallo del juez Thomas Griesa. Este lunes, el mediador Daniel Pollack estimó que esa deuda asciende a los 9.000 millones de dólares.

“Para un acuerdo hace falta la voluntad de las dos partes. Nosotros la hemos manifestado desde el primer día, porque el presidente Macri quiere llegar a un acuerdo lo más justo posible. Hemos tenido varias reuniones. Las dificultades que tenemos es que hay algunos bonistas que quieren cobrar una tasa de interés que es inaceptable”, concluyó Prat-Gay.

Dejar una respuesta