Una insólita muerte, digna de formar parte del programa “1000 maneras de morir”. Ocurrió en la capital de Rio Grande do Norte, Natal. ¿Qué pasó? Una mujer de 28 años y seis de casada, murió ahogada con semen. ¿El detalle? Era de su amante.

La chica murió ahogada con el líquido seminal del hombre con el que engañaba a su marido. Al ver la situación, su amante, llamó al marido y le contó lo que estaba pasando.

“Yo estaba tan desesperado que tomé el teléfono celular de ella y llamé a su marido y le dije todo“, narró el “asesino”, y completó: “Lloré y grité por teléfono: corré, ven aquí que tu esposa se está muriendo atragantada con mi semen“, le contó.

Por supuesto, el nuevo viudo no le creyó y pensó que se trataba de una broma. Claro, eso duró hasta que recibió otro llamado, esta vez del motel donde su esposa encontró la muerte de esa manera tan insólita.