Alejandro Ramón Forno (41), el “especialista en fugas” por las veces que logró eludir la Justicia rionegrina, no logró librarse de la causa que enfrentaba en esta provincia y fue declarado culpable de robo calificado.

Si bien Forno fue capturado casi in fraganti y había numerosas pruebas que lo incriminaban, el conocido ladrón de Cipolletti estuvo a punto de eludir a la Justicia neuquina. El motivo: era una de las que vencían el pasado 4 de enero.

Por un nuevo cambio de abogado, una de las estrategias que siguió para eludir el castigo, el juicio previsto para el 12 de enero se suspendió ese día y se retomó varios días después del plazo de vencimiento.

Pero el tribunal del Colegio de Jueces que tuvo a su cargo el caso, formado por Ana Malvido, Mauricio Zabala y Martín Marcovesky consideraron por un lado que el juicio había iniciado ese 12 de enero, es decir antes del vencimiento.

Pero sobre todo destacaron por unanimidad que fue Forno quien con los constantes cambios de abogado defensor generó la dilación que tuvo al caso en el limbo de los limbos del nuevo código procesal penal.

El robo ocurrió el 12 de noviembre de 2011 en una casa de la calle Avellaneda, en el barrio Villa Farrel, donde ingresó tras forzar una ventana del edificio.

Por una casualidad la madre del dueño de casa se topó de frente con el hombre cuando iba saliendo por la ventana, con elementos en una mano y un cuchillo en la otra.

alejandro ramon forno preso cipolletti
alejandro ramon forno preso cipolletti

La mujer huyó cuando el ladrón le dijo “rajá o te mato” y avisó a sus hijos, quienes lograron detener a Forno en la misma vereda de la casa.

La causa parecía simple dado que Forno estaba detenido por otra condena en Río Negro, pero en un momento se fugó de la cárcel de Cipolletti y fue recapturado pero la Justicia neuquina no había sido notificada de en qué cárcel estaba.

Encontrado, Forno inició un derrotero de audiencias suspendidas, varias de ellas a raíz de las seis veces que cambió de defensor en un poco más del transcurso de un año.

Si bien se espera que el nuevo defensor de Forno, Luis Varela, impugne rápidamente la sentencia, para la cual falta aún la audiencia de determinación de la pena, se supo que el hombre cuenta con otras causas más en curso, que le complicarían su situación.

Detenido actualmente en la cárcel federal Unidad 9 por una causa de drogas en la que por su inconducta no se le autorizaron salidas transitorias, está previsto que en poco tiempo vuelva a estar ante el estrado en dos juicios programados en la vecina provincia de Río Negro.

Dejar una respuesta