El empresario Levin, condenado por delitos de lesa humanidad, desató un sinnúmeros de especulaciones en Salta: ¿negocios, venganza o justicia?

No vamos a discutir la culpabilidad del condenado ni lo vamos a defender. En honor a las victimas y por respeto a los desaparecidos, no solo de Salta, sino en todo el país. Nuestro trabajo como prensa independiente es conocer cuales fueron las razones extrajudiciales que llevaron a la imputación y posterior condena. Vayamos a la historia empresarial.

El enfrentamiento entre Levin y el gobernador comienza por el 2010, cuando el empresario vende el 50% de sus acciones en la Veloz del Norte a Flecha Bus del anónimo Luis Derudder, que al igual que el extinto  Alfredo Yabran hace culto de esconder su rostro a los medios de comunicación.

marcos levinLevin vende la Veloz del Norte por millones. Los cobra. Pero mediante, mil maniobras, no entrega el poder operativo ni las lineas de la Veloz. El condenado, como verán, no es un santo en las lides comerciales, con una linea moral muy flexible.

En pocas palabras: Levin estafa a los chicos de Flecha Bus. Para entonces, (el actual gobernador llevaba 3 años al frente del ejecutivo provincial).

La parte empresarial. En esa epoca, Flecha Bus ya tenia mucho poder en Salta. Había comprado o adquirido (en algunas de estas adquisiciones se puede ver el poder de lobby o de apriete del gobierno) algunos servicios al interior de empresitas chicas que no se podían sostener hacia años. El negocio era muy pequeño, para una empresa de las dimensiones de Flecha Bus. Lo mas rentable era la ruta Salta-Cafayate. La Veloz del Norte, era entonces la puerta grande a todo el monopolio del transporte en el Interior. Sumado a la proyección nacional de la compañía Flecha Bus al obtener todas las rutas nacionales que partían desde Buenos Aires rumbo al NOA.

Todos sabemos que en la década kirchnerista, nada de la concreción de este plan estratégico empresarial se podría lograr sino estuviera detrás el apoyo de la política. En Salta, se rumorea que detrás de la adquisición de La Veloz del Norte y la posterior transformación del negocio siempre estuvo alguno de los largos brazos de los Urtubey. Como sustento, los salteños mencionan a un abogado, el Dr. Horacio Aguilar, mejor amigo del gobernador Juan Manuel Urtubey, quien es el apoderado histórico de Flecha Bus. De ser así, la “jodita” de Levin, pegaba en lo mas profundo del poder salteño.

Para colmo el actual condenado, Levin, hizo algo tremendo: el 1 de mayo de 2011 en la comida que dio la empresa a los trabajadores dijo ante 2500 personas “a este tipo (Juan Manuel Urtubey) lo detesto”…y algunas otras cosas mas que fueron comidilla del mundo político y empresarial salteño. ¿La critica era personal o empresarial? ¿El gobierno había apretado a Levin? Sea, cual fueran las razones, la realidad es que fue un gesto muy fuerte de Levin contra el gobernador.

Algunos de los presentes por ejemplo el entonces embajador de Salta ante Chile, (y hoy responsable internacional de Salta ante ZICOSUR), Marcelo Lopez Arias se paró y se fue. Así de espeso se puso el ambiente impuesto por el mismo Levin, que indigesto a muchos de los presentes.

De allí en mas todo fue caída para Levin y su empresa: paros de la uta, bloqueos a la empresa, acciones judiciales de Flecha Bus por vaciamiento y otras yerbas. En ese marco comenzó la causa por lesa humanidad.

Un periodista salteño con pauta del gobierno, que pide reserva de nombre, menciona “acá, en Salta, casi nadie duda que es responsable de los delitos de lesa humanidad, pero tampoco podemos dejar de ver que Horacio Aguilar es el defensor de Carlos Pedro Blaquier, que tiene 56 denuncias por desaparición de personas, (23 de las cuales están comprobadas). La organización HIJOS de Jujuy, y otros organismos de derechos humanos, denunciaron públicamente al Dr. Horacio Aguilar, por dilatar las causas contra Blaquier, intentando evitar que este vaya a prisión y que de ser posible muera en libertad”.

En el caso de Levin ninguno de los nombrados aparece en la causa, ni se involucraron directamente, pero todo hace sospechar que usaron los derechos humanos para apretarlo para que entregara lo que había vendido.  O hay demasiadas coincidencias… ¿Ud. que piensa?