Los cambios producidos en el gabinete provincial luego de que Juan Manzur asumiera como gobernador dejaron a muchos funcionarios y ex funcionarios con varios días de vacaciones pendientes. Entre febrero y marzo algunos decidieron apurar el trámite para cobrar en efectivo ese beneficio que no gozaron en su momento, y reclamaron un total de $ 1,9 millón.

El Tribunal de Cuentas (TC) aprobó mediante sendos acuerdos el pago de $ 1,1 millón, un 57% del total, ya que formuló observaciones en tres de los ocho reclamos. Entre los que percibirán por planilla adicional el pago de las vacaciones no gozadas se encuentran, por ejemplo, el ex ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad y hombre de confianza del senador José Alperovich, Jorge Gassenbauer; el secretario y el subsecretario de Seguridad Ciudadana, Paul Hofer y César Nieva, respectivamente; y el presidente del Ente Tucumán Turismo, Sebastián Giobellina.

alperovichEl subsecretario Nieva es el que se llevará la porción más grande del total aprobado por el órgano de contralor. Una vez que se completen los pasos administrativos exigidos por el TC, cobrará $ 257.860 en seis cuotas mensuales consecutivas (al igual que los otros beneficiados).

El ex “superministro” del alperovichismo, en tanto, percibirá $ 214.000 como compensación por las vacaciones que no se tomó durante su paso por la Casa de Gobierno.

El ministro de Desarrollo Productivo de la Provincia, Juan Luis Fernández, también solicitó la compensación. Por los días que no se tomó como director del Instituto de Desarrollo Productivo (IDEP), recibirá $ 123.000. Giobellina, en tanto, solicitó $ 172.767, correspondientes a sus días como vicepresidente del ente autárquico que hoy preside.

Hofer, por su parte, acreditó que la Provincia le debe $ 130.302 por no haber hecho uso de sus días de descanso durante su anterior mandato como secretario de Seguridad.

Si bien no existe una reglamentación específica referida a las vacaciones de los funcionarios, el Poder Ejecutivo (PE) aplica en estos casos lo establecido por el Estatuto del Empleado Público (Ley N° 5.473): sólo en caso de cese de funciones los agentes pueden reclamar que se les pague el proporcional de las vacaciones que no pudieron tomarse.

La ventaja de quienes ostentan cargos políticos es que el fin de su mandato constitucional es considerado como cese de funciones. Esto les permite pedir la liquidación de los días de vacaciones que no gozaron en los últimos dos años. Ese es el caso de Hofer y Nieva, quienes continúan en las mismas funciones que tenían durante el último Gobierno de Alperovich. Giobellina y Fernández, en tanto, continúan dentro de la gestión, aunque en cargos distintos.

via: lagaceta.com.ar

Dejar una respuesta