El calentamiento global del aire y el agua podrían combinarse con tal gravedad para que partes de la capa de hielo occidental de la Antártida se derritan con mayor rapidez de lo que pensaban, revelan investigadores en la revista Nature.

Esto implica que si las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando al ritmo actual el deshielo en la Antártida puede contribuir en más de un metro al aumento del nivel del mar en 2100 y en más de 15 metros en 2500.

Robert DeConto, de la Universidad de Massachusetts, titular del estudio, apuntó en un comunicado de prensa que el deshielo sería suficiente para duplicar las recientes estimaciones del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático sobre el aumento del mar en los próximos cien años.

antartidaDeConto y David Pollard, de la Universidad Estatal de Pensilvania, desarrollaron un modelo que tiene en cuenta los procesos físicos vinculando el calentamiento atmosférico con las dinámica de los hielos, por ejemplo el efecto de la superficie del agua derretida en la desintegración de la capas de hielo y el derrumbe de los acantilados de hielo.

Además, el calentamiento atmosférico se convertirá en el principal responsable de la pérdida de hielo y el calentamiento prolongado de los océanos retrasará la recuperación del hielo “durante cientos de años”.

“Esto podría suponer un desastre para muchas ciudades a baja altitud. Por ejemplo, Boston podría experimentar en los próximos cien años un incremento del nivel de mar de más de 1.5 metros”, apuntó DeConto en un comunicado de prensa.

La buena noticia, añade el especialista, es que una reducción agresiva de las emisiones limitará el riesgo de un retroceso considerable en la capa de hielo de la Antártida.

Estas nuevas estimaciones de aumento del nivel de las aguas fueron comparadas por los expertos con episodios pasados de incremento del mar y retroceso de los hielos ocurridos en la última era interglaciar (hace entre 130 mil a 115 mil años) y en el Plioceno (hace 3 millones de años).

Los investigadores descubrieron que el deshielo debido al océano es una causa importante de la reducción de las plataformas de hielo donde el agua templada entra en contacto con ellas, pero en escenarios con altas emisiones de gases invernadero, el calentamiento atmosférico se convierte con rapidez en el primer responsable de la pérdida de hielo en la Antártida.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here