El preso federal Juárez Miranda, alias “Rulo” o “Gitano”, se escapó el sábado en Salta cuando era trasladado desde Güemes al barrio Pinares de esta capital, donde lo esperaban un grupo de hombres que lo ayudaron a escapar luego de reducir a la custodia policial que lo llevaba. Con esos cómplices se trasladó a Jujuy. El interno federal tenía autorización para ser trasladado a ver un pariente que estaba enfermo en barrio Los Pinares, hecho que ocurrió en la mañana del 2 de abril. Al llegar al lugar, los efectivos del servicio penitenciario que acompañaban y vigilaban al reo fueron sorprendidos por varios hombres, quienes los redujeron y permitieron que Juárez Miranda pudiera fugarse. Al parecer las acciones habían estado planificadas para que el detenido pudiera huir.

preso de saltaEn su periplo de fuga, entre el sábado a la noche y el lunes por la tarde, el peligroso sujeto habría abusado de dos mujeres, una de ellas sería extranjera, quienes ya habrían realizado la denuncia, según el subjefe de la Policía.

Asimismo, se le atribuyó al exprófugo el supuesto tiroteo con un efectivo o bien una comisión que lo habría detectado en Punta Diamante. Consultada la autoridad policial, señaló que de este hecho no se tenía conocimiento alguno, aunque no descartó que en algún momento y por razones que se desconocen haya sucedido una situación parecida.

En su breve paso por Jujuy entre los ilícitos que se le imputan a Miranda y a “Amarillo”, su cómplice, están la amenaza a tres mujeres en inmediaciones de una estación de servicio ubicada en avenida Yrigoyen, en Jujuy, una de las que pudo darse a la fuga, en tanto las otras dos, amenazadas con armas de fuego, fueron conducidas hasta un hotel alojamiento del barrio Alto Comedero.

De acuerdo a versiones recogidas, luego de un par de horas y obligar a las mujeres a consumir alcohol y drogas, los malvivientes se dirigieron a otro hotel y abusaron de ellas en forma reiterada. Las actuaciones judiciales quedaron en manos del fiscal de turno Gustavo Araya, quien esperaba una comisión del Servicio Penitenciario de Gemes para entregar al malviviente para su posterior traslado a esa unidad penal, quedando alojado en dependencias de la Brigada.

Reapareció en estado deplorable.

Una vez recapturado, Juárez Miranda apareció ante la opinión pública en un estado poco feliz, su rostro denotaba un estado deplorable. Según los efectivos jujeños, el preso cayó al patio de una propiedad desde un techo cuando intentaba seguir escapando.

Por otra parte, personal de la Brigada y de la Unidad Regional 1 lo tenían cercado desde el lunes, cuando el interno habría disparado a policías en Punta Diamante, en Jujuy. Al escaparse, Juárez Miranda cumplía una condena por robo a mano armada, entre otros delitos, en la cárcel federal de Salta.

via: eltribuno.info

Dejar una respuesta