El kirchnerista Sergio Salgado está detenido, imputado de administración fraudulenta, malversación de fondos públicos, asociación ilícita y cobro indebido de impuestos en la feria de ropa La Salada, durante su anterior mandato al frente de la pequeña comuna de 16 mil habitantes.

El lunes, el fiscal Santiago Garay pidió su detención, la policía fue al domicilio del acusado pero el intendente no estaba. Tampoco se presentó a trabajar en la comuna, mientras los empleados estatales iniciaron un paro porque no cobran desde hace dos meses. Anoche los vecinos de Santa Rosa, se reunieron en la plaza principal y reclamaron un recambio político.

Sergio SalgadoSalgado se presentó ayer a la Fiscalía y quedó detenido en sede judicial. En los próximos días será trasladado a la cárcel hasta que la Justicia defina si le otorga la libertad condicional o si dicta la prisión preventiva, lo que lo obligaría a permanecer detenido por más de un año hasta el juicio oral.

El intendente kirchnerista, que va por su tercer mandato, denunció al fiscal y a la oposición de haber  “montado un circo”, pero emitió 480 cheques sin fondo y ha dejado quebrado al municipio, al borde del colapso de los servicios públicos.

“Vamos a recurrir la decisión de la jueza de Garantías María Cuatrini”, dijo Fernando Peñaloza, defensor de Salgado, ante la negativa del pedido de “mantenimiento de libertad”.

Al oficializarse  la salida del jefe comunal, la autoridad debería recaer sobre la presidenta del Concejo, Norma Trigo. Sin embargo, la UCR se ha comprometido a dar un paso al costado para que el municipio siga en manos del Frente para la Victoria. Otros tres funcionarios de Santa Rosa están implicados en el escándalo. El ex secretario de gobierno, Juan Trigo, y al ex secretario de Hacienda, Franco Ojeda, a quienes la Justicia fijó una fianza de 1 millón de pesos para que accedan a la libertad condicional. El cuarto imputado, el contador de la comuna, Fernando Fúnez, permanece prófugo.

Dejar una respuesta