En abril de 2009, Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi entregaron la dupla a Juan Manuel Urtubey y Miguel Isa un vagón motorizado proveniente de la compra en España, que hoy lo tiene al ex secretario de Nestor Kirchner en la cárcel.

Algo que los salteños no supieron nunca, fue si todo el costo del vagón motorizado estuvo a cargo del Gobierno nacional o si la provincia aportó dinero de sus arcas.

Jaime en un encendido discurso auguró una “revolución ferroviaria”, y aseguró que el tren estaba en condiciones de comenzar a circular en el acto.  A los festejos se sumarían semanas mas tarde la presidenta Cristina Fernández y el ministro De Vido, quienes vinieron a Salta el 18 de junio del 2009.

ricardo jaime 2Allí se informó que nuevas formaciones arribarían en pocos meses. El proyecto en concreto era unir la localidad de Cerrillos con la Universidad Católica Argentina de Salta. Se construirían 7 estaciones y enlaces con los recorridos de los colectivos para garantizar una fluida comunicación. La obra solo costaría $50 millones.

Sin pérdida de tiempo crearon la Unidad Ferro Urbanística de Salta (UFUS), donde designaron a Jose Villafañe como responsable, la Unidad Ejecutiva del Tren Urbano de Salta (Tursa), a cargo de Gabriel Roberts, la Administración de Infraestructura Ferroviaria (ADIF) y la Unidad de Proyectos Ferroviarios.

Como si fuera una novela de Garcia Marquez, a pesar de tanta iniciativa, el tren comprado por Jaime solo hizo viajes de prueba entre Cerrillos y Salta.

Habría que preguntarle al gobernador Urtubey, si hubo dineros destinados a tal misión y donde fueron invertidos. Seguramente, nos sorprenderían las respuestas.

Via: eltribuno.info – visionnacional.com