LO ASEGURÓ EL NEURÓLOGO FEDERICO MICHELI, JEFE DE LA DIVISIÓN NEUROLOGÍA DEL HOSPITAL DE CLÍNICAS Y DIRECTOR DEL PROGRAMA DE PARKINSON Y OTROS MOVIMIENTOS ANORMALES.

En este marco, los especialistas destacan la importancia del conocimiento por parte del conjunto de la sociedad, y la información para quienes conforman el entorno de la persona con Parkinson debido al fuerte impacto que produce esta enfermedad que no tiene prevención ni se puede retrasar, especialmente en el paciente y su pareja.

El experto expresó que “después del Alzheimer, el Parkinson es la segunda en frecuencia dentro de las enfermedades degenerativas del sistema nervioso”, en tanto sigue siendo más frecuente en hombres que en mujeres.

Definió a la enfermedad dentro de las denominadas “degenerativas del sistema nervioso central, aunque no tiene la carga que ese término sugiere, y es progresiva, pero no sabemos el origen, y de hecho no sabemos si es una enfermedad o varias bajo el titulo que conocemos de Parkinson”.

melatonina-y-parkinson-fig1-1024x898El neurólogo señaló que la evolución de la enfermedad se da de distinta forma, según las diferentes formas clínicas, por lo que es central el diagnóstico y seguimiento de cada paciente con su neurólogo y un equipo multidisciplinario, y precisó que “la detección a tiempo es para dar el tratamiento, que es sintomático, se ataca el síntoma”.

Añadió que “no hay prevención, tampoco podemos retrasar el curso, pero si lo pescamos a tiempo, podemos mejorar la calidad de vida de la persona”.

Micheli dijo que el Parkinson “se detecta clínicamente y los síntomas típicos son rigidez muscular, temblor de reposo que puede ser en los miembros inferiores, superiores, la cabeza; lentitud en todo, pero también hay síntomas que son no motores que impactan enormemente en la calidad de vida, menos diagnosticados, como depresión, que es propia de la enfermedad y precede a veces durante años los síntomas motores, o como la constipación y los trastornos del olfato y del sueño”.

“Con el avance de la enfermedad el deterioro cognitivo y los síntomas psiquiátricos son los más importantes”.

También se refirió a los efectos colaterales que producen los medicamentos, “que es necesario conocer y evitar, como trastorno del control de los impulsos, por lo que el paciente y su familia tienen que estar advertidos”.

En los tratamientos “la droga más importante sigue siendo la Levodopa”, en tanto “lo más revolucionario ha sido la introducción de la Estimulación Cerebral Profunda (DBS) que consiste en cirugía cerebral con colocación de un marcapasos para controlar algunos síntomas de la enfermedad”, señaló.

Dejar una respuesta