Las escuelas porteñas están recibiendo amenazas de bomba y las comunidades educativas expresaron  su preocupación y precisaron que en algunos establecimientos son dos o tres los llamados que se registran por día, lo que afecta al dictado de clases.

La inquietud se dio en el marco de la reunión de la comisión de Educación del Parlamento, donde concurrieron representantes de los colegios Normal 5, de Comercio 1, 4 y 27, las Técnicas 10 y 14 y el Liceo 3 que pertenecen a los distritos escolares 4 y 5 y que, en su mayoría, están situados en los barrios de San Telmo y Barracas.

escuelas porteñasProfesores y alumnos relataron a los diputados las situaciones que se viven en las escuelas ante las amenazas de bomba que, por lo general, se efectúan a la línea 911, a lo que sigue la aplicación del protocolo de actuación que rige la evacuación del edificio cuando se recibe la denuncia, que contempla una labor conjunta de la Policía, bomberos y Defensa Civil y el SAME en los casos que sea necesario.

Gabriel Calvo, profesor del Liceo 3 y delegado de la Unión de Trabajadores de la Educación, contó a Télam que “desde mediados de abril tenemos amenazas todos los días, y nos trasladamos al Pasaje Lanín a esperar que se lleve adelante el protocolo, con los alumnos con frío y bajo la lluvia”.

“Concurrimos a la Legislatura a visibilizar el tema porque somos los portavoces de los alumnos a quienes se le está vulnerando el derecho a la educación”, agregó el docente.

En tanto, Alejandro, también profesor, pero de la escuela de Comercio 1 de Barracas, indicó que “nuestro colegio es uno de los más afectados, tenemos entre dos a tres amenazas por día y la evacuación no se cumple como corresponde porque quedan los chicos en la vereda y últimamente hay conflictos con los vecinos”.

“Queremos que el Ministerio se haga presente porque en cada una de las evacuaciones no hay presencia del SAME ni de Defensa Civil y muchas veces hace frío o llueve y los chicos y los docentes terminan enfermos”, detalló.

Por otra parte, los docentes se manifestaron en contra de una resolución que el Ministerio de Educación emitió el lunes pasado por la cual se informó a las escuelas que registran las amenazas de bomba que deberán recuperar las clases perdidas, sin detallar si la medida se aplicaría en el receso escolar de invierno.

“Con esa resolución se culpa a los pibes y a los docentes por lo que está pasando”, coincidieron los docentes.
Una amenaza de bomba constituye el delito federal de intimidación pública según el artículo 211 del Código Penal y prevé una pena de prisión de dos a seis años para quien la haga.

De acuerdo a lo informado por los docentes, existe un nuevo fallo judicial que permitiría que la actuación de la brigada antiexplosivos de la Policía se efectúe sin la necesidad de evacuar a los alumnos del establecimiento.

En tanto, fuentes de la cartera educativa que dirige María Soledad Acuña indicaron a Télam que están al tanto del tema pero optaron por no dar declaraciones al respecto para no fomentar que la situación se propague a otras escuelas.

Dejar una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre