El cuerpo de Carina Alejandra Drigani Bulla (44), la fisioterapeuta que había desaparecido el pasado martes luego de que denunció a su exmarido por violencia de género, fue encontrado esta tarde sin vida en la zona del arroyo la aguada de la localidad de icho cruz, a unos 45 kilómetros al sudoeste de la ciudad de córdoba, informó la fiscal María de las Mercedes Balestrini.

La funcionaria judicial no agregó muchos datos en la rueda de prensa que brindó a los medios esta noche, aunque confirmó que “lamentablemente teniendo en cuenta ciertas características, el cuerpo coincide con Drigani Bulla”, y ratificó: “Es la persona que encontramos”.

DRIGANI BULLABalestrini respondió a los cuestionamientos sobre el hermetismo que hubo para brindar información y la demora para entregar los datos esta tarde: “Ha sido muy difícil subir el cuerpo, hace muy pocos minutos pudimos subir el cuerpo (desde la orilla del arroyo), y recién así se pudieron ver las características personales para ratificar el dato”, explicó.

Respecto a las causales de la muerte, la fiscal dijo que “es todo objeto de investigaciones, no se puede afirmar nada”, y tampoco dio precisiones sobre el estado del cuerpo, hallado pasado el mediodía de hoy por dos estudiantes adolescentes de la zona.

La mujer estaba desaparecida desde el pasado martes, tras haber denunciado en reiteradas oportunidades a su exmarido, Daniel Baretta, por violencia de género.

Drigani Bulla contaba con un botón antipánico, que nunca se activó, y el lunes último, tras presentar la última denuncia, se le asignó una custodia policial en su domicilio de barrio Matienzo de Córdoba y se libró la orden de detención de Baretta.

La desaparición de la fisioterapeuta se produjo en la tarde del martes, entre las 16 y las 17, cuando su actual pareja la fue a buscar a su consultorio y al no encontrarla dio aviso a la policía.
Desde la justicia precisaron que si bien la orden de detención fue librada el lunes por violación a la restricción impuesta por la justicia, esta se efectivizó “dos horas después” de la denuncia sobre la desaparición de Drigani Bulla.

Por su parte, el abogado de Baretta, Gustavo Núñez, negó que su defendido haya tenido alguna participación en la desaparición de la mujer.

“Está absolutamente probado, con las cámaras de seguridad y el sistema de huella digital de su trabajo, en el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) donde además están sus compañeros como testigos”, afirmó.

Núñez consideró que a su defendido “lo han puesto en un lugar, en un tiempo y en un modo en donde no se condice con la realidad”. Antes había manifestado que fue “apresurada la medida de detenerlo y las pruebas van a dar que Bareta no es autor de nada”.

El letrado también había indicado que “no es la primera vez” que Drigani Bulla “ha quedado en situación de desconocimiento. Ha tenido algunos antecedentes psiquiátricos, que han motivado su internación. Ella ya ha desaparecido incluso cuando estaba con Baretta”, dijo.

Nuñez precisó que la fiscal Balestrini secuestró las grabaciones de las cámaras de seguridad y también pruebas del registro de huellas digitales del ingreso al SEP.

Por otra parte se quejó que en su detención Baretta “ha tenido actos de verdaderos vejámenes por parte de la división homicidios de la policía de Córdoba, que lo han tratado como si fuera un homicida. Está viviendo un infierno, como si fuese un asesino serial”, cuestionó.

Dejar una respuesta