El ex comisario bonaerense y ex intendente de Escobar, Luis Abelardo Patti, y otros tres ex represores de la dictadura fueron condenados a prisión perpetua en Rosario por el asesinato de dos militantes de Montoneros, en 1983, mientras que absolvieron a Bignoni.

Cabe recordar que Patti, apodado “El Loco” durante la represión brutal de la dictadura cívico-militar, llegó a ser intendente de Escobar. Luego fundó el Partido Auténtico Federal (Paufe) y hasta fue electo diputado nacional en 2005, pero el Congreso impidió que asumiera por las acusaciones que pesaban sobre él.

PattiEn esta oportunidad, el Tribunal Oral Federal 3 (TOF3) rosarino impuso también las condenas a los ex militares Pascual Oscar Guerrieri y Luis Américo Muñoz, ex jefe y subjefe del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario, y al policía retirado Juan Amadeo Spataro.

Los jueces Omar Digerónimo, Jorge Venegas Echagüe y Beatriz Caballero de Barabani consideraron probado que los enjuiciados fueron coautores del homicidio de Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereyra Rossi, de la agrupación Intransigencia y Movilización, financiada por Montoneros y liderada por Vicente Saadi.

En cambio, el TOF3 absolvió a otros cuatro enjuiciados: el último dictador, Reynaldo Benito Antonio Bignone, más los ex militares y ex agentes civiles de inteligencia Juan Andrés Cabrera, Ariel Antonio López, Walter Dionisio Salvador Pagano, Rodolfo Jorge Rodríguez y Carlos Antonio Sfulcini.

Los votos en el Tribunal fueron divididos puesto que Digerónimo lo hizo por la condena también de Bignone y resultaron coincidentes para Patti y Guerrieri en unificar las nuevas penas con las que vienen cumpliendo por sentencias similares dictadas en 2010 y 2011, respectivamente.

De acuerdo a la acusación, un grupo de tareas del Destacamento de Inteligencia 121 del Ejército, en Rosario, efectuó en el 14 de agosto de 1983 el secuestro de los dos militantes en el bar Magnum, del macrocentro rosarino, y los llevó a un galpón, donde fueron torturados.

Posteriormente los trasladaron a la provincia de Buenos Aires y los entregaron al personal del Comando Radioeléctrico de Tigre, a cargo del subcomisario Patti y el suboficial Spataro, quienes los ultimaron a balazos en un falso enfrentamiento en la localidad de Lima.

Otro suboficial, Rodolfo Diéguez, también estaba acusado como supuesto autor material del crimen y falleció durante el proceso. Si bien la Junta Militar informó que las víctimas habían fallecido en el marco de un enfrentamiento, en este proceso para los jueces se comprobó que fueron torturadas y ultimadas al cabo de un operativo conjunto del Destacamento de Inteligencia 121 y la Policía de Buenos Aires.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here