Un caso de abuso sexual en la Universidad de Stanford, en el norte de California, ha generado una ola de indignación entre la comunidad estudiantil después de que un alumno “blanco y atleta estrella” que se aprovechó de una joven inconsciente fuera condenado solo a 6 meses de cárcel.

Brock Turner, de 20 años, fue sentenciado el pasado jueves por tres cargos de asalto sexual que podrían haberle supuesto hasta 14 años en prisión, pero el magistrado Aaron Persky, de una corte de Santa Clara (California), consideró que una pena larga podría tener un “impacto severo” en el convicto, que tendrá que pasar tres años en libertad condicional y registrarse como delincuente sexual el resto de su vida.

“El castigo no es acorde con el crimen”, dijo el fiscal de distrito Jeff Rosen que encabezó el caso en contra de Turner, cuyo padre Dan Turner, en un escrito a Persky tras conocerse en marzo el fallo condenatorio del tribunal, pidió al juez que no arruinara el futuro de su hijo.

descarga“Esto es un precio muy alto por 20 minutos de acción a lo largo de 20 años de vida”, comentó el papá sobre el muchacho que apuntaba a competir en unas Olimpiadas. Su testimonio al juez, previo a la sentencia, fue publicado por Michelle Dauber, una profesora de leyes en Stanford, en su cuenta de Twitter este fin de semana.

“La vida de Brock se ha visto profundamente alterada para siempre por los eventos del 17 y el 18 de enero (2015). Él nunca será ese (chico) feliz de personalidad alegre y tranquila y una sonrisa acogedora. Cada minuto que está despierto está consumido por la preocupación, la ansiedad, el miedo y la depresión”, comentó el progenitor. Su declaración echó más leña al fuego al controvertido desenlace judicial de esta agresión sexual.

La noche del delito

El asalto ocurrió la noche del 17 al 18 de enero de 2015 detrás de un basurero en un espacio público de la universidad. Turner y la joven se encontraron en la fiesta de una fraternidad y según el relato de él en un momento dado deciden ir a su dormitorio. Ella se cae a mitad de camino y se produce el ataque. Según el joven, ella accedió.

Turner fue cazado por dos estudiantes de Stanford que intervinieron para frenar la agresión. La víctima fue hallada desvestida y no recuperó el conocimiento hasta horas después. El atacante fue detenido acusado de abusar sexualmente a una mujer inconsciente e intoxicada.

Turner fue condenado en marzo por intento de violación, penetración de una persona intoxicada, y penetración de una persona inconsciente.

“El depredador ha fallado en asumir su responsabilidad, ha fallado en demostrar su remordimiento y ha fallado en decir la verdad. La sentencia no tiene en cuenta la verdadera gravedad de este asalto sexual, o el trauma que continúa sufriendo la víctima”, señaló el fiscal Rosen.