Un influyente panel de expertos convocados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyó recientemente que tomar café con regularidad podría proteger contra, al menos, dos tipos de cáncer.

Es una decisión consistente con décadas de investigación, pues diversos estudios han señalado los numerosos beneficios para la salud de esta bebida. Los expertos también sostuvieron que falta evidencia sobre sus efectos en otros tipos de cáncer.

El anuncio marcó un extraño revés para el panel, que antes había calificado al café como “posiblemente carcinógeno” en 1991 y lo había relacionado con el cáncer de vejiga.

cafeDesde entonces una gran cantidad de investigaciones han presentado al café como un elixir sorprendente, pues se ha asociado con tasas menores de enfermedad cardiaca, diabetes tipo 2, trastornos neurológicos y varios tipos de cáncer en quienes lo beben con frecuencia.

En su informe, los científicos sí identificaron un riesgo sorprendente para los bebedores de café y té: los expertos señalaron que tomar bebidas “muy calientes” es “probablemente carcinógeno”, pues se ha asociado con el cáncer de esófago en algunos estudios.

Mucha de la evidencia sobre los beneficios del café se deriva de amplios estudios epidemiológicos, los cuales no pueden simplemente probar una causa y efecto. No obstante, los hallazgos favorables sobre el consumo del café han sido tan constantes en estudios recientes que muchas autoridades sanitarias lo aprueban como parte de una dieta saludable.

En la investigación publicada hace poco en Lancet Oncology, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud señaló que había reunido a un grupo de 23 científicos de todo el mundo para analizar más de 1000 estudios.

Según el centro, la evidencia muestra que es improbable que el consumo de café sea la causa de distintos tipos de cáncer, incluyendo el de mama, próstata y páncreas. También indicaron que está asociado con un riesgo menor de presentar cáncer de útero e hígado.

Sin embargo, el grupo no le dio una aprobación absoluta al café. Lo incluyó en el “Grupo 3” de cosas con evidencia “inadecuada” de potencial carcinógeno, junto con el fluoruro, los campos electromagnéticos de baja frecuencia y el tolueno, un solvente usado en la fabricación del barniz de uñas.

Geoffrey Kabat, un epidemiólogo de cáncer en el Albert Einstein College of Medicine de Nueva York, dijo que siente que la OMS no profundizó lo suficiente en su informe.

“Lo que la evidencia muestra, en general, es que tomar café se asocia con un riesgo reducido de presentar varios tipos de cáncer o con ausencia de un aumento claro de otros tipos de cáncer”, afirmó. “Hay una fuerte señal de que esto no es algo de lo que debamos preocuparnos”.

Dejar una respuesta