El último de los perros sobrevivientes de las operaciones de rescate luego de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York debió ser sacrificado en una clínica veterinaria de Houston

Se trataba de Bretagne, una Golden Retriever, que tenía 16 años, reportaron autoridades estadounidenses.

Era el último de los canes que quedaba con vida y que ayudaron a bomberos, socorristas y voluntarios a revisar entre los escombros de las Torres Gemelas en busca de sobrevivientes.

BretagneTenía apenas dos años cuando junto a su instructora Denise Corliss formó parte de las operaciones de rescate de la Texas Task Force 1, que fue enviada a Nueva York luego del derrumbe de las Torres Gemelas, en busca de eventuales sobrevivientes.

La perra también formó parte de las operaciones de rescate luego del paso devastador del huracán Katrina en Nueva Orleans, Luisiana. Lo mismo ocurrió con el huracán Rita en Texas, y en otras graves tempestades de los últimos años

Denise recordó que una vez Bretagne arriesgó su vida en una escalada peligrosa. “Había llegado hasta el límite, se detuvo y miró para atrás; pero hizo exactamente lo que debía, pero aquella vez realmente sintió miedo”, indicó

Bretagne trabajó con la Texas Task Force One hasta 2009, cuando se retiró para concentrarse en su nuevo rol, similar al anterior, en el Departamento de Bomberos. Así continuó hasta dos años más tarde, cuando la edad la obligó al retiro casi total de su rol de voluntaria del servicio público.El lunes pasado, cuando llegó el momento de la eutanasia para Bretagne, bomberos y socorristas se reunieron para darle el adiós a la perra heroína, al ingresar al Fairfield Animal Hospital, donde le aplicaron la inyección letal

Muchos lloraron cuando el cuerpo de la perra, envuelta en una bandera estadounidense, salió de la clínica.

Dejar una respuesta