Tras una ardua investigación, la agencia alemana de seguridad alimentaria, Foodwatch, publicó una alerta sobre la presencia de sustancias que son posibles agentes cancerígenos en los productos de chocolate Kinder y en otras dos firmas menos conocidas.

Según informó en su página web el organismo de control alimentario, con sede en Berlín,realizó un test sobre 20 productos de diferentes marcas y en tres de ellos encontró  sustancias riesgosas concentradas en el envase y que se traspasarían a la golosina.

242875Se trata de materiales con niveles “peligrosamente elevados” de hidrocarburos aromáticos derivados de aceites minerales (conocidos como MOAH por sus siglas en inglés), un subproducto líquido que se obtiene de la refinación del petróleo y que sería altamente cancerígeno.

La investigación de Foodwatch hizo foco en las barritas Kinder (de Ferrero), Fioretto Nougat Minis (de Lindt) y Sun Rice Classic Schoko Happen (de Rübezahl). El organismo les solicitó a los fabricantes que retiren sus productos del mercado, algo que hasta el momento no sucedió, según Clarín.

“Nosotros no recomendamos la compra de estos productos porque los niveles son, simplemente, inaceptables para el consumo”, indicó Johannes Heeg, miembro del organismo de control, en declaraciones al diario alemán The Local.

La postura de Foodwatch va en la misma línea que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) y el Instituto Nacional de Evaluación de Riesgos (BfR), quienes sostienen que esta sustancia encontrada es altamente “cancerígena y mutagénica”.

La Asociación de la Agencia Alemana de confitería (BDSI) aseguró que no existe ninguna razón para que la población entre en pánico ni motivo suficiente como para retirar los productos del mercado, pues aseguran que la sustancia “se encuentra en el envase” pero que los chocolates pueden consumirse “sin preocupación”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here