La ex titular de General Motors en Argentina, Isela Costantini, de 45 años, está encontrando difícil racionalizar las operaciones de Aerolíneas Argentinas y Austral.

Las líneas aéreas de bandera se encaminan a registrar una pérdida de u$s1.000 millones este año, después de perder entre u$s1 millón y u$s2 millones al día durante buena parte de la última década.

La presidenta que lleva nueve meses al frente de la compañía aérea, reconoció que la firma carecía de algunas características de una empresa tradicional, como presupuesto y metas de desempeño y ventas.

isela“Teníamos más empleados de los que necesitábamos. El desafío era que no sabíamos exactamente dónde teníamos los empleados adicionales“, dijo la ejecutiva.

En referencia a la necesidad de reducir los gastos de la compañía, Costantini citó que durante la anterior administración “no existía una cultura del costo. No existía una cultura de los ingresos”.

Aunque podría ahorrar dinero, “privatizar Aerolíneas Argentinas sería como privatizar la selección nacional de fútbol”, señaló Costantini en una entrevista con el Wall Street Journal. “Todos se sienten dueños“, acotó.

Las ventas crecieron 10% este año y Aerolíneas transportó un récord de un millón de pasajeros en julio, lo que determina un aumento interanual de 13 por ciento. Costantini estimó que la empresa podría reducir ser rentable dentro de cuatro años.

Durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, Aerolíneas duplicó la cantidad devuelos y pasajeros transportados, mejoró la puntualidad, incorporó unos 3.000 trabajadores y gastó unos u$s5.000 millones en subsidios pagados por los contribuyentes, según Guillermo Dietrich, el ministro de Transporte.

Según una estimación, el gobierno gastaba más en Aerolíneas de lo que la provincia más pobre del país asignaba a la educación pública.

Dejar una respuesta