Algunos geólogos descubrieron en Groenlandia la evidencia de vida más antigua en rocas que datan de hace 3,7 mil millones de años. De confirmarse el hallazgo, serían los fósiles más antiguos de la Tierra y podrían cambiar el concepto científico sobre el origen de la vida.

Es probable que los expertos debatan si las estructuras descritas en la nueva investigación se formaron biológicamente o por medio de procesos naturales. En caso de que sean biológicos, debido a la antigüedad de los fósiles, sería complicado reconstruir cómo evolucionó la vida a partir de las sustancias químicas presentes en el inicio de la Tierra.

En comparación con las teorías actuales, dejaría un intervalo reducido para la evolución de la vida y ubicaría el proceso cerca de una época en la que varios asteroides destructivos bombardearon el planeta.

Un equipo de geólogos encabezados por Allen P. Nutman, de la Universidad de Wollongong en Australia, descubrió los fósiles hace cuatro años, aunque no se le dio publicidad mientras los científicos examinaban el hallazgo.

“Por supuesto que estábamos emocionados pero no queríamos apresurarnos, así que esperamos el tiempo necesario”, comentó Nutman. “Lo mantuvimos en secreto porque deseábamos presentarlo con el fundamento más sólido”.

Allen Nutman y Vickie Bennet muestran un fósil que tiene 3,7 mil millones de años.
Allen Nutman y Vickie Bennet muestran un fósil que tiene 3,7 mil millones de años.

Los fósiles formaban parte de un afloramiento de roca antigua que perdió su cubierta de nieve. La capa de roca en la que se originó el afloramiento, la que los geólogos conocen como el cinturón supracortical de Isua, se encuentra en la costa suroccidental de Groenlandia y tiene entre 3,9 y 3,7 mil millones de años de antigüedad.

Algunos investigadores ya habían declarado que la composición química de las rocas de Isua tenía indicios de vida, pero sus detractores señalaron que esta mezcla de sustancias químicas podría haberse originado mediante procesos naturales.

Los nuevos fósiles son las primeras estructuras visibles halladas en las rocas de Isua. Se cree que son estromatolitos, estructuras sedimentarias laminadas que producen las comunidades de microbios en aguas poco profundas.

Son aproximadamente 220 millones de años más antiguos que los fósiles que se consideraban como los de mayor edad, también estromatolitos, con una antigüedad de 3,48 mil millones de años y que fueron descubiertos en el cratón de Pilbara en Australia Occidental.

El nuevo reporte “ofrece la evidencia directa más antigua sobre la vida microbiana”, explicó Gerald Joyce, experto en los orígenes de la vida en el Scripps Research Institute en La Jolla, California.

Nutman resaltó que existía una “probabilidad cada vez menor” de encontrar fósiles más antiguos. Es raro encontrar rocas de ese periodo. Las que sobreviven, debido a procesos geológicos como la formación de montañas, se han visto sometidas a temperaturas tan elevadas que destruyeron cualquier evidencia de fósiles y láminas sedimentarias. La mayoría de las rocas de Isua han experimentado temperaturas elevadas.

Solo el pequeño afloramiento de una superficie de 30 por 70 metros, descubierta recientemente, se libró del calor intenso. Esta pequeña área nos permite vislumbrar lo que ocurrió casi al inicio de la vida en la Tierra.

Las rocas contienen varios conos pequeños, el más alto de casi cuatro centímetros, cuya estructura laminada se asemeja a las bandas de sedimento que acumulan y amalgaman las comunidades microbianas que forman los estromatolitos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here