El senador de Texas Ted Cruz expresó su respaldo a la candidatura de Donald Trump a la Casa Blanca, en un dramático revés de la postura que expresó en la convención republicana de julio.

“Hace un año me comprometí a respaldar al candidato republicano, y hoy estoy cumpliendo ese compromiso. Y si no quieren que Hillary Clinton llegue a la presidencia, los invito a que voten por él”, dijo en un mensaje publicado en Facebook.

En respuesta, Trump publicó una cálida declaración diciendo que “se sentía muy honrado por el apoyo de un opositor duro y brillante”.

El tema ha pesado mucho en Cruz, de 45 años, que se enfrenta a su reelección en el Senado en 2018 y ha mantenido la puerta abierta a presentar de nuevo su candidatura a la presidencia. Una encuesta de seguimiento de Gallup reveló que su valoración favorable entre los republicanos cayó 35 puntos porcentuales en las semanas posteriores a la convención, hundiéndose en territorio negativo.

La muestra de apoyo de Cruz llega después de que el presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, sugirió que podría bloquear la nominación de los republicanos que no respalden a Trump. También prosigue a la reincorporación de Heidi Cruz, su esposa, a la oficina de Houston de Goldman Sachs luego de tomarse un año de licencia sin sueldo para ayudar a la campaña de su marido.

TrumpCruz mencionó varias razones para revertir su postura sobre Trump. La principal fue la composición futura de la Suprema Corte. El viernes por la mañana Trump presentó una lista ampliada de posibles magistrados que consideraría nombrar que incluye al mejor amigo de Cruz en el Senado: el republicano Mike Lee de Utah. Cruz dijo que Trump expresó que sólo consideraría a personas incluidas en su lista para la Suprema Corte.

Agregó que la reforma del sistema de salud propuesta por el presidente Barack Obama (conocida como Obamacare) y la libertad energética y de internet eran dos áreas en las que Trump era preferible que Clinton.

La batalla entre Cruz y Trump se convirtió en algo profundamente personal. En enero de 2016, Trump lanzó el primer golpe al sugerir que el nacimiento de Cruz en Canadá podría ser un impedimento a la presidencia. Trump llegó a tildarlo de “Mentiroso Ted” (Lyin ’Ted’), a retuitear una foto poco favorecedora de su esposa y a deslizar, sin pruebas, una teoría de la conspiración de que su padre estuvo involucrado en el asesinato de John F. Kennedy.

Cruz llamó a Trump un “cobarde llorón” por meter a su esposa en la pelea y, poco antes de la derrota en las primarias de Indiana que lo obligó a abandonar la contienda dijo que Trump era un “mentiroso patológico”, un “narcisista” y un “mujeriego en serie”.

Después del discurso en el que Cruz no apoyó a Trump, el texano declaró que se negaba a ser un “cachorro de perro servil” y apoyar al hombre que insultó a su esposa. Trump dijo que no aceptaría que de todos modos.

“Si me lo da, no voy a aceptarlo”, dijo Trump a la prensa en la convención. “No quiero su apoyo”, añadió. “Ted, simplemente quédate en casa, relájate y disfruta de ti mismo.”

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here