El gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional, el segundo grupo guerrillero más grande de ese país, anunciaron el inicio de las conversaciones de paz, lo que podría dar un impulso a la gestión del presidente Juan Manuel Santos tras el reciente rechazo de su acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en el plebiscito celebrado el 2 de octubre.

Por medio de un comunicado, el grupo guerrillero reveló desde Caracas que la mesa de conversaciones se instalará el día 27 de octubre en Quito, Ecuador.

En el documento, el ELN detalla que las negociaciones se iniciarán tocando el tema de la “participación de la sociedad en la construcción de la paz” y las “acciones y dinámicas humanitarias”. Además aseguran que iniciarán el proceso de liberación de los secuestrados antes del 27 de octubre y señalan que cada una de las partes involucradas llevaran a cabo acciones “para crear un ambiente favorable para la paz”.

santosLuego del anuncio, Santos declaró en un mensaje televisado que el inicio de la fase pública de las negociaciones se logró luego de que el ELN comenzara el proceso de liberación de los secuestrados. El presidente aseguró que en los próximos días se dará a conocer la conformación de los equipos negociadores.

“Somos una nación especial que se crece ante las adversidades y sabe aprovecharlas para encontrar oportunidades”, expresó el mandatario colombiano. “Ahora que avanzamos con el ELN será una paz completa. Los ojos del mundo nos observan y esperan lo mejor”.

La semana pasada Santos ganó el Premio Nobel de la Paz debido a sus esfuerzos por finalizar la guerra con las Farc, que ya lleva más de 52 años. Fue una elección sorprendente debido a que los votantes rechazaron por muy poco el acuerdo de paz que fue firmado el mes pasado.

El ELN fue fundado en 1964 por sacerdotes católicos radicales, inspirados por la revolución cubana, y desde enero de 2014 ha realizado acercamientos con el gobierno. Durante ese tiempo el grupo se ha mantenido activo realizando actividades delictivas como secuestros y detonando artefactos explosivos en instalaciones petroleras.

Aunque en los últimos meses han liberado a algunos secuestrados, no se sabe cuántos rehenes tienen en su poder.

Este grupo guerrillero ya ha buscado iniciar las negociaciones, por lo que se han dado algunos encuentros en Cuba y Venezuela, entre 2002 y 2007. En marzo de este año, el presidente Santos firmó un acuerdo marco para dar inicio a la fase pública de negociaciones.

Ahora el expresidente Álvaro Uribe Vélez lidera el esfuerzo para cambiar el acuerdo que planteaba otorgarle a las Farc varios escaños en el congreso e inmunidad con respecto a las sentencias de cárcel. Su movimiento ganó el plebiscito por medio punto porcentual.

Lograr la paz con ambos grupos guerrilleros no es una garantía de que se acabará la violencia en Colombia, un país devastado por el tráfico de drogas y otros delitos. Pero permitiría el desarrollo económico de todo el territorio nacional y destinar más recursos militares a la lucha contra las bandas criminales.

Santos, cuyo segundo gobierno termina en agosto de 2018, ha apostado su reputación para conseguir los acuerdos de paz con ambos grupos rebeldes. Además donó su premio Nobel, que incluye una suma de 8 millones de coronas suecas (930.000 dólares), a las víctimas del conflicto en Colombia.

Dejar una respuesta