La convocatoria en rechazo de la violencia de género originada en Argentina tuvo su réplica en otros países del continente, como Uruguay, Chile, Paraguay y México, a la vez que un grupo de mujeres se movilizó también en España.

En Chile, donde la presidenta Michele Bachelet expresó su adhesión a los reclamos, se estimó que la movilización reunió a unas 30 mil personas, que marcharon desde la Plaza Italia de Santiago hasta el Memorial de Mujeres Detenidas Desaparecidas, ubicado en el Metro Los Héroes.

La convocatoria se realizó allí a partir del llamamiento que surgió en Argentina luego del brutal asesinado y violación de Lucía Pérez.

Lucia Perez - asesinada brutalmente en Mar del Plata
Lucia Perez – asesinada brutalmente en Mar del Plata

En Uruguay, bajo la lluvia, más de un centenar de mujeres se concentraron en la plaza del Entrevero, sobre la céntrica avenida 18 de Julio de Montevideo, y caminaron las dos cuadras que separan el lugar de Plaza Cagancha.

La convocatoria uruguaya se llevó a cabo a través de las redes sociales, a partir de la iniciativa argentina para visibilizar la problemática que también vive ese país.

Bajo los paraguas, hombres y mujeres marcharon con la consigna de “basta de hacer de nosotras un objeto de tortura, violación y muerte”.

En Paraguay, se repitió la consigna “Vivas nos queremos” y la concentración se realizó frente al Panteón de los Héroes de la ciudad de Asunción, con el objetivo de solidarizarse con los casos de femicidios y formar conciencia del mismo problema que aqueja a esa sociedad.

“La propuesta es ir vestidas de negro e intervenir en el espacio público con acción y memoria por nuestras muertas acá y en todas partes.
Conversaremos sobre feminicidios en Paraguay, en el marco de los paros de mujeres en Argentina y México”, había adelantado las organizadoras de la convocatoria.

En México, unas 200 mujeres, en su mayoría estudiantes universitarias, se concentraron en el Ángel de la Independencia, en la capital, con pancartas con la consigna “Ni una menos” “Aunque traiga escote, aunque traiga falda, no quiero ser asesinada”, coreaban las manifestantes.

Asimismo, en el barrio Lavapies de Madrid marcharon mujeres uniéndose en solidaridad con las víctimas y en reclamo del fin de la violencia machista, que tiene también un profundo arraigo en esa sociedad de Europa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here