Theodore Berger, un ingeniero biomédico de la Universidad del Sur de California, diseñó un chip capaz de recuperar la memoria. Este neurocientífico estadounidense viene trabajando hace varios años tratando de averiguar el motivo por el que los recuerdos se borran de la mente.

El dispositivo se implanta quirúrgicamente en el cerebro e imita la función de la estructura llamada hipocampo mediante la estimulación eléctrica del cerebro de una manera particular para formar recuerdos. Al principio su idea fue criticada por sus colegas científicos.

berger
Theodore Berger.

Este invento ha sido aprobado satisfactoriamente en roedores y ha abierto una puerta a la posibilidad de instalar prótesis cerebrales para recuperar la memoria. No se trata de recuperar los recuerdos perdidos por el paso del tiempo, sino de almacenar nuevos recuerdos vividos a largo plazo.

También probaron el experimento en humanos. Para las primeras pruebas se les pidió a pacientes con epilepsia que ya tenían electrodos implantados que recordasen una serie de imágenes durante determinado tiempo. Registrando su actividad cerebral a la hora de recordar las imágenes, el equipo de Berger empezó a desarrollar un algoritmo capaz de predecir el 80% de los patrones cerebrales que llevan crear estos recuerdos, aunque todavía no es lo suficientemente preciso.

A pesar de estos avances, Berger sostiene que aún no fueron capaces de descifrar completamente cómo los recuerdos a corto plazo se transforman en otros a largo plazo. Sin embargo, el especialista está convencido de que es posible copiar parte de los comportamientos cerebrales en el chip, para revertir los procesos por los que los recuerdos acaban perdiéndose. La implantación de estas prótesis cerebrales de las que se aventura a elaborar podrían ser el inicio de un complicado tratamiento para recuperar la memoria y con ello la identidad.

Dejar una respuesta