Un grupo de al menos dos mil vecinos del Barrio porteño de Flores se encontraba ayer por la noche en la puerta de la Comisaría 38, ubicada en Esteban Bonorino 258 de dicho barrio. Piden por seguridad, luego de que se conociera la lamentable noticia del fallecimiento del menor Brian Aguinaco.

Brian Fernando Aguinaco, un joven de 14 años, fue baleado por dos motochorros a horas de la celebración de la Nochebuena. Estuvo internado en terapia intensiva con muerte cerebral, donde luchó por su vida, y finalmente falleció este lunes.


El hecho sucedió el sábado por la tarde cuando el chico recibió un balazo en la cabeza durante un intento de robo a unas cuadras de su casa. El menor se encontraba en un auto junto a su abuelo luego de que dos delincuentes le robaran la cartera a una mujer. En la fuga de los motochorros, se cruzaron con el vehículo donde viajaba Brian, y al pensar que estaban siendo perseguidos por ese auto, dispararon y uno de los tiros le impactó en la cara. Su abuelo lo llevó hasta el hospital Piñeiro, donde lo socorrieron pero no pudieron hacer mucho.

Los vecinos presentes en las puertas de la comisaria 38, pedian la presencia de autoridades en materia de Seguridad, desde Patricia Bullrich hasta el propio comisario de la Seccional.

Los manifestantes exclaman al unísono: “que se vayan todos…”, además se escuchan insultos hacia el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, a quién le reclaman sobre todo la situación de abandono que tienen algunas zonas de la Capital en materia de seguridad. Por otra parte piden la renuncia inmediata de la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Los vecinos enfurecidos por la falta de respuesta de las autoridades apedrearon el frente de la comisaria, efectuando múltiples destrozos.  Cerca de la medianoche, llegó la orden de reprimir y desalojar la comisaria. Dicha orden fue ejecutada por personal de infanteria de la PFA que en pocos minutos disperso a los manifestantes.