La Corte Suprema de Justicia salió a negar que la filtración de la escucha telefónica entre la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y de Oscar Parrilli haya salido del organismo encargado de las escuchas telefónicas.

“La Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado del Poder Judicial de la Nación, creada por las acordadas 2/2016 y 30/2016 de la Corte Suprema de Justicia y a cargo de los camaristas federales Javier Leal de Ibarra y Martín Irurzun, informa que no ha habido entrega, filtración o divulgación de material alguno por parte de esa dependencia fuera de los reglamentos de actuación y protocolos de cadena de custodia establecidos para garantizar el resguardo de la información. Buenos Aires, 23 de enero de 2017”, dice el escueto comunicado.

Hoy luego de conocerse la escucha, Parrilli adelantó que denunciará a Ricardo Lorenzati y miembros del Poder Judicial por la difusión de la escucha telefónica. La difusión mediática causó un profundo malestar en Comodoro Py donde apuntaban a Silvia Majdalani como la responsable de entregar la escucha telefónica.

Las fuentes consultada, tanto judiciales como políticas, señalaron que la orden a Majdalani habría salido de las oficinas de Marcos Peña para amortiguar el impacto que generó las denuncias del diario La Nación contra Gustavo Arribas, el jefe de Inteligencia y amigo íntimo de Macri.

No es la primera vez que el Gobierno de Mauricio Macri se ve involucrado en un escándalo de este tipo. Aún se espera el juicio oral donde jueces provinciales, ex espías, ex policías y un ex Ministro deben afrontar por la causa denunciada en su momento por el fiscal Alberto Nisman por escuchas telefónicas ilegales a empresarios, familiares víctimas de la AMIA e incluso al ex cuñado de Macri. El Presidente fue sobreseído por el mismo juez que ahora tiene que investigar si Cristina cometió el delito de “falsa denuncia” y “abuso de autoridad”, Sebastián Casanello.

La difusión mediática de las escuchas promete que no será la única consecuencia legal. Parrilli en una comunicado conocido hoy adelantó que se presentará ante la Justicia para denunciar “espionaje interno” al que él y la ex Presidenta calificaron como un Watergate criollo.

Dejar una respuesta