La línea C del subte que une Retiro con Constitución se encuentra totalmente detenida ya que se está efectuando una medida gremial. La misma comenzó desde la tarde-noche de la jornada de ayer. Al mismo tiempo se le suman demoras en la línea D (Catedral-Congreso de Tucumán), aunque esta última por problemas de índole técnica.

Desde Metrovias indicaron que la negociación para destrabar el conflicto sólo será posible si los trabajadores del subte levantan el paro. Por su parte, la AGTSyP (Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro), ya anunció que mantendrá el servicio suspendido por lo menos hasta mediar una negociación con la empresa.

El reclamo, según informan los metrodelegados, es “por mejoras en las condiciones de seguridad e higiene”. Aunque desde la empresa en realidad presuponen que el verdadero motivo detrás del asunto sería “la reducción del servicio de la Línea C por las obras que se están realizando, lo que conlleva la reducción de formaciones y servicios, e implica menos horas para trabajar”.

Durante la mañana se llevaran adelante asambleas por parte de metrodelegados para analizar los pasos a seguir.