Para el dirigente piquetero, Emilio Pérsico, el querer “jugar a dos puntas” no salió como esperaba. El referente del Movimiento Evita, había llegado a un acuerdo con el gobierno de Mauricio Macri, a quien le garantizó un fin de año “tranquilo” a cambio de la creación de una “obra social” para los movimientos sociales. Ese dinero iba a ser manejado entre otros por el mismo Pérsico.

Pero lo que no se imaginó Emilio Pérsico es que hace pocos días la Oficina Anticorrupción, dirigida por la “ultra” macrista Laura Alonso lo denunció ante la justicia por enriquecimiento ilícito. La denuncia de la OA, es en referencia a las demoras de Pérsico en presentar su declaración jurada.

La denuncia presentada por la Oficina Anticorrupción contra Emilio Pérsico

A esta situación judicial, ahora también hay que sumarle el anuncio del Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, de hacer cumplir el protocolo anti-disturbios, lo que le impediría a los movimiento sociales cortar calles en la Ciudad Autónoma. Según fuentes del Movimiento Evita, esto no figuraba en el acuerdo que firmaron.

El histórico piquetero, quien fuera durante los doce años del kirchnerismo un militante y aliado incondicional, se fue corriendo de ese espacio, tanto se corrió que terminó sentado en una mesa de negociación junto a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley la representante del gobierno, con quien pacto una “gobernabilidad”. Sus antiguos compañeros los tíldan de “traidor” o “panqueque”. Ahora el PRO le dió de beber su propia medicina.

Dejar una respuesta