Con la aprobación de la comunicación A6105 del Banco Central, el Gobierno puede ahora tomar parte de los dólares depositados por ahorristas, con el fin de financiar al Tesoro Nacional. Luego de la mala experiencia del “corralito” a principios de siglo (esta maniobra estaba prohibida), ahora se habilitó el mecanismo de financiación del Estado bajo esta modalidad.

Bajo esta nueva normativa aprobada, el Tesoro Nacional ahora podría hacerse con unos 3500 a 4500 millones de dólares provenientes de ahorristas privados para poder financiarse mediante títulos de deuda pública.
Esta iniciativa marca una señal de alarma en aquellos que tienen sus ahorros en las bancas. Desde la experiencia de 2001, fallida por cierto, que generó tantos problemas y polémicas, los depósitos en dólares sólo se prestaban al sector privado para actividades vinculadas a la exportación, justamente aquellas que generan dólares.

Hoy, el sistema cuenta con u$s 27.100 millones en depósitos, de los cuales unos u$s 9.000 fueron prestados a privados. Las políticas de créditos aprobadas por el Banco Central indican bajo que modalidades se puede tener “capacidad” en los préstamos de depósitos en moneda extranjera. Tiene alcance sobre: Prestamos inferfinancieros, Letras y Notas del Banco Central en dólares, Inversiones directas en el exterior, Financiación de proyectos de inversión, y Suscripción primaria de instrumentos de deuda en moneda extranjera del Tesoro Nacional.

Dejar una respuesta