La tranquilidad de la ciudad salteña de Vaqueros se vio sacudida por el brutal crimen de una mujer de 44 años, cuyo cuerpo fue encontrado en su vivienda, donde sus hijas mellizas, de tres años, estaban encerradas en el baño.

El cuerpo de la víctima, Jimena Beatriz Salas, estaba “en un charco de sangre, en una escena muy violenta”, según explicó el fiscal del caso, Rodrigo González Miralpeix.

El cadáver de Salas fue encontrado este viernes al mediodía en su casa de la calle La Virginia del barrio San Nicolás por su marido, un gerente de una casa de electrodomésticos, quien ya prestó declaración en Ciudad Judicial durante cinco horas.

El fiscal González Miralpeix dijo que todavía no tienen hipótesis sobre lo que ocurrió, pero reveló que en la casa encontraron objetos de valor y que aparentemente la puerta no fue forzada. Sin embargo, no fue encontrado el celular de la víctima, ante lo que el funcionario judicial indicó: “No podemos determinar si tremendo hecho es producto de un celular. No tenemos ni hipótesis ni móviles, son los primeros pasos de la investigación”.

Y agregó: “En el momento del hecho las nenas estaban en la casa, pero no habrían presenciado el momento del asesinato”. En ese sentido, fuentes policiales revelaron a medios locales que las menores estaban encerradas en el baño.