La Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) anunció que la apertura de sobres para la construcción de la obra civil del reactor CAREM, prevista para hoy a la mañana, fue postergada para el martes de 24 de enero a las 11:00 horas, según se informó a través de Boletín Oficial.

Se trata de un proyecto por unos US$ 80 millones que tiene como protagonistas a Nicolás Caputo, Angelo Calcaterra, Techint, Cartellone y otras empresas de menor tamaño asociadas en UTEs. Según el cronograma oficial, hoy debía conocerse cuál era la oferta más baja y por lo tanto a la que debía adjudicarse el proyecto.

La semana pasada se puso en duda la transparencia con que el gobierno está llevando adelante estos procesos, al conocerse que Nucleoeléctrica Argentina (la empresa que opera las centrales nucleares) contrató sin licitación pública a Caputo para construir una unidad de almacenamiento para el combustible quemado de Atucha 1 por 500 millones de pesos. Desde el ministerio de Energía, que conduce Juan José Aranguren, explicaron que fue un proceso competitivo en el que “se invitó a 6 empresas entre las que Caputo presentó la oferta económica más baja”.

A pocos días de asumir Macri, la CNEA adjudicó a Caputo la construcción del reactor de investigación RA10. Si bien la defensa oficial fue que la licitación había sido llevada adelante por el kirchnerismo, no dejó de llamar la atención que se haya resuelto adjudicarla sin más cuando otros funcionarios, como el ministro Rogelio Frigerio, argumentan que estuvieron un semestre revisando las licitaciones del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Caputo fue definido por el propio Macri como su “hermano de la vida” y fue quien se ocupó de pagar personalmente el rescate cuando Mauricio fue secuestrado a comienzos de los ´90. Ambos crearon en los ´80 la empresa Migor y como dato curioso hoy Caputo tiene una millonaria deuda con el presidente de la Nación, según se desprende de su declaración jurada.

Dejar una respuesta