El gobierno de Macri sigue sumando sospechosas contrataciones en las que quedan en evidencia las incompatibilidades y los conflictos de interés por la actuación privada previa de sus funcionarios y su rol actual a cargo de la administración del Estado.

Luego de la extensa polémica protagonizada por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, que era accionista de Shell mientras tomaba decisiones que claramente favorecían a la compañía, hoy investigada por la justicia, se conoce otro caso que terminar con una suerte similar.

La consultora que fundó y dirigió Frigerio hasta 2011 fue contratada en el último año, es decir durante la gestión de Cambiemos, por la petrolera estatal Enarsa. El dato surge de la propia web de Economía y Regiones. Lo curioso es que Enarsa no informó acerca de ninguna licitación ni concurso para adquirir este tipo de servicios, por lo que se presume que fue en forma directa. Tampoco se conoce el monto del contrato, el motivo de la contratación ni si existió contraprestación.

La empresa fue creada por el ministro hace 15 años, luego de su paso como funcionario del menemismo, secundando al ministro de Economía, Roque Fernández. En aquella época su principal tarea era la coordinación con los gobiernos provinciales.

A pesar de que Frigerio aseguró haberse desprendido de la consultora al asumir como legislador porteño en 2011, un rápido repaso por quienes son sus clientes no hace más que sembrar más sospechas. En lista figura el Banco Ciudad, entidad que presidió entre 2013 y 2015, donde además fue uno de los protagonistas de la contratación de las empresas fantasma de Niembro, e incluso la propia Legislatura Porteña.

De la misma manera, entre los clientes de la E&R figuran también gobiernos provinciales de todo signo político, algo que al parecer no sería casual. La adquisición de los informes mensuales de E&R sería la llave para obtener un buen trato con la cartera de Frigerio, que administra fondos millonarios de obra pública y asistencia financiera, como confiesan por lo bajo cerca de los mandatarios peronistas.

La consultora, hoy en el centro de la polémica, es presidida por Verónica Sosa, economista ampliamente ligada a Frigerio, de hecho trabajó con él cuando administro el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial entre 1996 y 1999.

Dejar una respuesta