Las intensas lluvias que azotaron a gran parte del país este fin de semana afectaron a la provincia de Santa Fe, que recién intentaba recuperarse de los efectos del temporal de hace menos de dos semanas. Ahora, varias localidades volvieron a inundarse. Al momento hay unos 400 evacuados, muchos de ellos por decisión propia, mientras que otros fueron auxiliados por Defensa Civil y las fuerzas públicas.

La localidad más afectada es Arroyo Seco, cercana Rosario. Allí el agua no dio tregua e ingreso a los domicilios. Martín Ivolti, secretario de Desarrollo Social de la localidad santafesina indicó que habrían caído más de 300 milímetros de agua en tan sólo un poco mas de 10 horas. Además aseguró que se “trata de la peor inundación en 50 años en la zona”.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Social de la provincia, Jorge Álvarez manifestó que “la situación es un compleja, porque el suelo no absorbe el agua”, indicando además que “ya hay más de 400 personas evacuadas”.

Las localidades afectadas son aquellas que se encuentran principalmente al sur de Santa Fe: tales como Villa Gobernador Gálvez, Fighiera, General Lagos, Pueblo Esther, Chovet, y la ya nombrada Arroyo Seco, entre otras.

El caudal de agua caído provocó el desborde de los arroyos Seco y el Frías, que finalmente generaron las inundaciones en la zona. Al mismo tiempo, varias rutas y caminos también se vieron afectados. La Autopista Buenos Aires – Rosario quedó cortada en una mano en el kilómetro 260. Las rutas 1 y la 21 directamente intransitables. En cuanto a las: 9, 11, 33 y 34, hay controles de Gendarmería y Vialidad Nacional para dirigir el tránsito, ya que poseen varias zonas en las cuales se debe guiar el trafico por desvíos y evitar así mayores problemas.

Respecto de la ciudad más importante de la provincia, Rosario, las intensas lluvias provocaron serios problemas en barrios de la zona periférica.

En la capital, Santa Fe, cayeron más de 60 milímetros (en el lapso de una hora), que generaron anegamientos en varias calles. Algunos vecinos además reportaron el ingreso de agua a sus domicilios.

Las zonas rurales no escapan al problema, de hecho, los productores sufren con esta inclemencia del tiempo un duro golpe.

El único consuelo y esperanza que tienen hoy los afectados es que el reporte del Servicio Meteorológico Nacional indica que el tiempo mejorará en las próximas horas y con el correr de la nueva semana.

Dejar una respuesta