La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue llamada a indagatoria, junto a sus hijos Máximo y Florencia, que por primera vez tendrán que presentarse como acusados en una causa judicial, en este caso la que investiga el caso “Los Sauces” por presunto lavado de dinero y cohecho, informaron fuentes judiciales.

El juez federal Claudio Bonadio también citó a indagatoria a Romina Mercado, sobrina de la ex presidenta; a los empresarios Lázaro Báez, dueño de Austral Construcciones, y sus hijos; a Cristóbal López y Fabián De Souza (del Grupo Indalo), al contador Osvaldo Sanfelice, de la firma Negocios Inmobiliarios, y al contador Víctor Manzanares, en otro segmento de imputados.

La causa se abrió en abril pasado para investigar una maniobra similar a la investigada en la causa “Hotesur”, esta vez con la firma “Los Sauces” y por operaciones de compra- venta de diversas propiedades luego alquiladas a firmas relacionadas con el detenido Báez y Cristóbal López.

La ex presidenta fue procesada en diciembre pasado como supuesta jefa de una asociación ilícita en la concesión de obra pública a Báez. Y aun no se resolvió su indagatoria en un desprendimiento de ese expediente, por el caso “Hotesur”.

Esta es la primera vez que tendrán que enfrentar una indagatoria los hijos de la ex jefa de Estado: el diputado y jefe de La Cámpora, Máximo Kirchner, y Florencia, a quien se le incautaron unos 6 millones de dólares que tenía en cajas de seguridad.

Bonadio ya tiene experiencia en causas que salpican a Cristina: manejó el primer tramo de “Hotesur”, hasta que fue apartado del expediente por allanamientos en el sur del país a las propiedades presidenciales, y fue el primero en citarla a indagatoria en la causa conocida como “dólar futuro”.

No solo la indagó, sino que la procesó y la instó a presentarse a registrar sus huellas dactilares en tribunales, algo que fue retratado por la propia ex jefa de Estado en una suerte de reality-show cuando intentó cumplir con esa orden en los tribunales de Santa Cruz.

Mientras sustanciaba esa causa, Bonadio también avanzó con la investigación por la operatoria de “Los Sauces”, con la intervención del fiscal Carlos Rívolo.

Ahora, el juez dispuso un nuevo llamado a indagatoria de Cristina Fernández apenas comenzado el año judicial 2017, luego de que en diciembre recibió un informe del Cuerpo de Peritos del Poder Judicial de la Nación que confirmó que las sociedades de López y Báez depositaban sumas millonarias en la empresa de la familia Kirchner, y corroboró la existencia de depósitos o aportes que no tendrían justificación de origen.

Días antes intervino la sociedad hotelera “Los Sauces”, e hizo lo propio con la sucesión del ex presidente Néstor Kirchner, removiendo para ello a su hijo Máximo como administrador de los bienes hereditarios.

Dejar una respuesta