El fiscal Federico Delgado abrió una causa por un negocio de 35 millones de dólares realizado por el Ministerio de Medio Ambiente. En la misma se investiga una licitación para adquirir cincuenta buses eléctricos que desató una pelea entre empresarios locales y chinos; y el Ministro Sergio Bergman.

Fiscal Federico Delgado

Entre el 26 y el 29 de diciembre, Bergman disolvió la comisión evaluadora que debía decidir a quién correspondía entregar el negocio y conformó una nueva que cambió el dictamen. La licitación quedó en manos de CTS, una firma representante de la compañía china BYD, constituida en el país a las apuradas. Para lograr las firmas necesarias para dictaminar a favor de dicha empresa, el Ministro autorizó a Julián Rousselot, jefe de Informática del Ministerio, a sustituir al técnico especializado en buses, Pedro Orbaiz, que había fallado a favor de otra empresa (Vía Bariloche). Tres semanas más tarde, Bergman ascendió a Rousselot a subsecretario de Coordinación Administrativa, el área encargada de la revisión legal de las licitaciones públicas. Julián es ingeniero en informática, sin ningún tipo de experiencia en buses eléctricos. Además, es hijo de Juan Carlos, ex intendente de Morón que fue denunciado por el convenio para construir las cloacas en dicho municipio a fines de los ’80.

La decisión del ministerio fue impugnada por dos de las finalistas de la licitación: Vía Bariloche y Newsan. La primera, vinculada al kirchnerismo, envió una carta al jefe de Gabinete Marcos Peña, denunciando supuestas irregularidades en la licitación.

Desde Medio Ambiente respondieron la semana pasada denunciando ante la Justicia a uno de los funcionarios de su propia gestión, el técnico Orbaiz. Bergman lo acusó de los supuestos delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público por haber favorecido a Vía Bariloche, adulterando supuestamente informes oficiales del INTI y la CNRT para beneficiar a esta compañía y omitiendo en su informe los altos costos de mantenimiento que ofrecía la empresa y las sospechas de corrupción que pesan sobre su socia china, Higen.

La denuncia del Ministro cayó en el juzgado de Rodolfo Canicoba Corral y en la fiscalía de Delgado. Pero el fiscal pidió esta semana no sólo investigar lo denunciado por Bergman sino la licitación en sí y de esta manera intentar conocer qué delitos se cometieron en el marco de este negocio millonario. La fiscalía pidió: “dilucidar los hechos ligados a posibles irregularidades en la licitación y contrastar ambas versiones”. Requirió además, el expediente administrativo de la licitación para que pueda ser examinado por expertos y la documentación relativa al vínculo laboral de Orbaiz con el Ministerio. Asimismo, aseguró al juez Canicoba Corral que es necesario analizar las posibles relaciones de los funcionarios con las empresas oferentes.

Dejar una respuesta