Las deudas en dólares tomadas desde el 10 de diciembre de 2015, día en el que asumió Mauricio Macri, ya equivalen, entre las provincias y el Estado Nacional, prácticamente al stock de reservas internacionales en el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

El cálculo surge de sumar las emisiones por parte del Estado Nacional en dólares que alcanzan los 38.200 millones (se incluye la deuda soberana en moneda extranjera, las Letes y también las colocaciones en pesos que se subscribieron en divisas, y se resta lo pagado a los holdouts por 9300 millones de dólares). A esa suma se debe agregar la deuda de las provincias entre 2016 y lo que va de este año, que llegan a 9.100 millones de dólares. Entre ambos números se llega a 47.300 millones de dólares, mientras que las reservas internacionales cerraron ayer, según informó la entidad monetaria, en 49.051 millones de dólares.

Este año, por el “efecto Trump”, el Ministerio de Finanzas a cargo de Luis Caputo aprovechó la ventana que se abrió en enero, antes de que el electo presidente de Estados Unidos asumiera el cargo, y colocó 7 mil millones de dólares en mercados internacionales, mediante la reapertura de bonos en dólares con vencimientos a 5 y 10 años. Unos días antes, a través de los seis bancos colocadores, había conseguido 6 mil millones de dólares mediante un repo (un préstamo a 18 meses de plazo). Sin embargo, estos 6 mil millones aún no fueron ingresados a las reservas internacionales. De esta manera, antes de que terminara el primer mes del año el Gobierno se hizo con 13 mil millones de dólares, a los que se suma las colocaciones en moneda local.

Dentro de los vencimientos de deuda pública en poder del sector privado, los principales habrá que afrontarlos durante el segundo trimestre: en abril habrá que pagar 6.540 millones de dólares del Bonar X; en mayo 2.100 millones del Club de Paris y en junio mil millones del Global 17. Del total de obligaciones en dólares (en manos del sector privado), por 16.370 millones de dólares en 2017, unos 12 mil millones se concentran entre el cuarto y sexto mes del año.

Para llegar a los 38.200 millones de dólares se contabilizan títulos soberanos en moneda extranjera emitidos en 2016 según ley de Nueva York, que alcanzaron los 22.050 millones, aunque de este total se restan 9.300 millones de dólares que se utilizaron para pagar a los holdouts. Fueron 16.500 millones iniciales (menos lo cancelado con los bonistas), 2.750 millones para recompra del Cupón PBI (que aún no se concretó por problemas legales, según explicaron desde Finanzas) y los 2.500 millones de euros colocados a principios de octubre, que equivalen a alrededor de 2.800 millones de dólares.

También engrosaron el stock de deuda la emitida en corto plazo, neta de lo que ya se pagó. Según confirmaron desde el Ministerio dirigido por Caputo, el stock de Letes en dólares con privados ascienda a los 7.300 millones. Además se hicieron durante el año pasado (y se ampliaron la semana pasada) colocaciones en pesos a tasas fijas y también se emitieron títulos que indexan por la inflación, que buena parte de ambos fueron suscriptos en moneda extranjera.

Por otra parte, las colocaciones concretadas en 2016 por ocho provincias (Córdoba, Santa Fe, Chubut, Chaco, Mendoza, Salta, Neuquén y Buenos Aires) y la Capital Federal alcanzaron los 7.050 millones de dólares, a los que se se agregan las que se hicieron en lo que va del 2017. La provincia gobernada por María Eugenia Vidal consiguió 1.500 millones de dólares, mientras que Entre Ríos logró 350 millones y La Rioja, 200 millones. De esta manera, totalizan, hasta el momento, 9.100 millones de dólares.

Dejar una respuesta