Representantes de American Express en Argentina anunciaron ayer durante una audiencia conciliatoria en el Ministerio de Trabajo que mudaran parte de sus oficinas a México. Aseguraron que los empleados afectados mantendrán su empleo hasta el 30 de junio. En el “mientras tanto”, buscaran negociar la posibilidad de retiros voluntarios y renuncias, con el fin de evitar conflictos laborales y gremiales.

Este cambio anunciado por la famosa tarjeta de crédito afectará al menos a 300 empleados. La mayoría, trabajadores de atención al cliente. Los empresarios lo confirmaron en una audiencia conciliatoria ayer por la tarde en el Ministerio de Trabajo.

David Aguilera, delegado gremial en la compañía, indicó al medio Página 12 que lo que “buscan es abaratar costos y al mismo tiempo desmantelar el sector más organizado sindicalmente dentro de la empresa”.

A partir del segundo semestre American Express centralizará la atención de habla hispana en México, donde la fuerza laboral es más barata.

Ya en febrero de 2016, el CEO de la compañía, Kenneth Chenault, comunicó la intensión de la empresa de reducir gastos en 1000 millones de dólares para fines de 2017. Por ese motivo, el año pasado la compañía cerró en el país las áreas de créditos, autorizaciones y viajes y las radicó en México.

La mega empresa citó a los delegados gremiales el miércoles por la mañana y les confirmó que el 30 de junio cerrará el sector, aunque ofrecieron una “gratificación por retiro voluntario” que superaría la suma de dinero que les correspondería cobrar a los trabajadores como indemnización legal, para evitar un posible conflicto a causa de los masivos despidos.

“Lo que nosotros pedimos es que se reubique a los trabajadores en otra área”, explicó Aguilera, quien asistió en representación de los trabajadores junto al secretario de Asuntos Gremiales del Sindicato de Comercio, Oscar Tedesco y Harold Bernal, otro delegado de American Express.

El sindicato exigió, a través de una carta, una audiencia urgente con el Gobierno, e incluso amenazó con tomar medidas de fuerza. Ayer las partes no llegaron a un acuerdo, pero Trabajo ofreció constituir una mesa de diálogo para tratar de avanzar de cara a una segunda reunión que acordaron para el próximo lunes.

Dejar una respuesta