Se estima que por día ingresan unas 4 mil motos a la zona del microcentro porteño, y más de la mitad de ellas son mal estacionadas o colocadas en lugares indebidos.

El Gobierno porteño indicó que actualmente se labran unas 300 multas diarias, pero que además ahora dispondrán de grúas especiales para la remoción de toda moto que sea mal estacionada o encontrada en sitios no apropiados.

La medida, busca mitigar la gran cantidad de irregularidades que cometen estos vehículos en un área que, desde 2011, tiene prioridad para peatones, aunque en la práctica poco se respeta. Las motos circulan y se detienen ilegalmente, a pesar de las 24 cámaras de fotomultas y los 30 agentes viales que vigilan la zona.

Según indagó nuestro medio, cada una de las mencionadas grúas, que le costó al Gobierno casi 1,5 millones de pesos, tiene la capacidad para cargar unas cinco motos por hora. Fueron diseñadas especialmente para poder circular por las calles semipeatonales del microcentro, ya que se trata de arterias angostas que no alcanzan a los 4 metros de ancho.

“Durante bastante tiempo hicimos una fuerte campaña de información mediante la colocación de stickers en las motos. Ahora se cargarán”, dijo Juan José Méndez, secretario de Transporte porteño.

El año pasado, el gobierno porteño hizo más de 16.000 infracciones a motociclistas en 7600 controles, la mayoría por mal estacionamiento y por no usar casco.

Si una moto es acarreada, será llevada a dos posibles playas de retención: Sarmiento y Rafael Obligado, en Palermo, y Herrera 2116, en Barracas. En el lugar del que se remueva el vehículo, los agentes viales dejarán un aviso con información sobre la playa a la que fue trasladado. Para recuperar la moto, el propietario deberá acercarse con la documentación necesaria (cédula de identificación del vehículo, licencia de conducir al día y seguro de responsabilidad civil al día). Luego, recibirá la multa por estacionamiento indebido y deberá abonarla, como cualquier otra falta. El valor rondará entre los $ 1000 y $ 2000.

“Se crearon espacios exclusivos para el estacionamiento de motos, situados en diferentes puntos del área central, para colaborar con el ordenamiento del espacio público. Y se desarrolló una acción de concientización e instrucción a los motociclistas para informar sobre esta nueva regulación de los espacios de estacionamiento”, dijo Méndez.

Estos espacios exclusivos suele estar siempre cubiertos. El microcentro recibe un flujo sin pausa de motos, que ingresan a realizar mensajería y delivery. Existen dos tipos de espacios para que estacionen en la zona: sobre la calzada y sobre la acera. Por día, los 30 agentes viales labran 301 multas a las motos,

“El estacionamiento permitido en el centro para las motos va a regir por dos horas; queremos que haya un recambio. No va más dejar la moto toda la jornada. Para eso, los usuarios tendrán que estacionar en los garajes, que deben cobrar una tarifa que representa el 30% de la tarifa para un auto”, explicó Méndez.

Hasta ayer, la Ciudad sólo secuestraba motos que no tenían, por ejemplo, el título de propiedad del vehículo. Ahora se suman las que están mal estacionadas. A partir de la sanción de la ley 4218, las motos y demás vehículos remitidos en operativos de tránsito que luego de un tiempo determinado no son retirados se asimilan a los vehículos abandonados; después de una intimación final al dueño, son compactados. Lo recaudado por esa chatarra es donado al Hospital de Pediatría Dr. Juan P. Garrahan.

¿Cómo será el proceso de acarreo de motos?

En el mismo participarán tres agentes de tránsito. Uno, el conductor que efectúa las maniobras con la grúa. Otro es quién sujetará el biciclo. Y un tercero encargado de labrar la infracción.

Durante los primeros días, un cuarto agente de tránsito -con casco inteligente- acompañará al grupo como apoyo para documentar el proceso y ordenar el tránsito en caso de ser necesario.

Mediante un brazo hidráulico giratorio plegable se extiende hacia los costados de la grúa, el agente encargado de sujetar la moto en infracción coloca una correa resistente en la parte delantera y posterior del motovehículo. Así lo sostiene en forma segura para después levantarlo y acomodarlo en la caja de carga metálica. Luego, la grúa se dirige a la playa de acarreo donde deposita las motos en infracción.