Adolfo Oscar Méndez, de la defensa de Mangeri, QUE FUERA QUIEN ASESINARA SALVAJEMENTE A ANGELES RAWSON fue condenado a prisión por haber revelado datos indebidos en una nota televisada.

El médico fue sentenciado a seis meses de prisión en suspenso y tres años de inhabilitación por haber revelado, el 26 de agosto de 2013, en un programa de televisión de C5N que Ángeles podría haber tenido “prácticas sexuales sadomasoquistas”, la hora de su muerte, que había fallecido a causa de un estrangulamiento y que “había sangrado excesivamente por la boca”.

Además, fue el encargado de difundir la posibilidad de que Ángeles haya practicado “sadomasoquismo”, como resultado de un estudio de la ginecóloga del Cuerpo Médico Forense, cuando en realidad lo que dijo la médica fue que las lesiones que presentaba la víctima en la zona paragenital podían ser compatibles tanto con las de un ataque sexual como con prácticas sexuales consentidas de índole masoquista.

“Los datos que dio, más allá de si fueron de una falta de ética profesional, constituyeron un quebrantamiento de su deber como perito”, explicó el fiscal Yapur en su alegato, y agregó que además la información proporcionada fue agravante porque era sumamente “sensible” en relación a la intimidad de la chica.

El juicio fue llevado a cabo por el juez en lo Correcional porteño 4, Francisco Carlos Ponte, quien avalado por el artículo 157 del Código Penal, lo declaró autor del delito de “violación de secreto” (que prevé penas que pueden llegar hasta dos años de prisión).

Dejar una respuesta