Uno de los focos más calientes en Santa Cruz se encuentra en Río Turbio, ciudad que esperaba con ansias la conclusión de la Megausina térmica alimentada a carbón, proyecto que generaría puestos de trabajo estables para cientos de miles de personas, además de contribuir a la soberanía energética del país. Sin embargo, desde el comienzo de la gestión de la alianza Cambiemos, el proyecto se frenó, primero bajo la excusa de “hechos de corrupción” y ahora nadie sabe bien por qué. Lo concreto es que la intervención de la empresa, a cargo de Omar Zeidán, un hombre del riñón de Eduardo Costa, diputado nacional por la Unión Cívica Radical que busca ser gobernador de Santa Cruz, inició un proceso de despidos por goteo, y persecución política de muchos de los trabajadores del proyecto.

En julio del año pasado, el portal DeLaCuenca informaba de los planes alternativos para Río Turbio. Según una entrevista brindada por Mario Capello, subsecretario de Desarrollo Mineros, había un proyecto de Costa para avanzar en una granja eólica, como reemplazo o complemento del proyecto energético en Río Turbio. El subsecretario manifestó que: “Queremos ver también qué otras cosas podemos encarar, no solo pensar en carbón; además del carbón, además de la producción energética Eduardo Costa está pensando en una granja eólica también”. Esa fue la primera señal de que al Gobierno Nacional poco le interesaba la energía generada a carbón, que en Estados Unidos alcanza al 40% de la generación, y sí la eólica. O mejor dicho, al Gobierno le interesa generarles negocios a sus socios en esta materia. Y fue la primera señal de que Costa tenía intereses ocultos.

¿Qué une a Costa con los negocios en energías eólicas y por ende, su tremendo lobby para generar la caída de Río Turbio (de la empresa y quizás de la ciudad también)? La respuesta es la empresa Patagonia Retail. Un informe del periodista Sebastián Premici para el sitio EnOrsai reveló un cruce de información entre una serie de empresas declaradas por Costa, con las participaciones accionarias de uno de sus testaferros, llamado Alberto Manuel Pereira Sanhueza. Y la conclusión es la siguiente:
Eduardo Costa posee el 90% de acciones en la empresa Patagonia Retail, radicada en Tierra del Fuego. Según la Declaración Jurada del 2011 del diputado nacional y empresario, esta sociedad le reportaba a Costa un patrimonio de 2.7 millones de pesos. Para el inicio del período 2015, la misma empresa le aportó un patrimonio de 5.1 millones de pesos. Es decir un incremento del 88%. Patagonia Retail es la accionista principal de Energía Patagonia S.A., según se desprende de la Esc. 238 Fº 825 del 30 de mayo de 2012 (Registro 1948 de CABA), publicada en el Boletín Oficial del 29 de junio de 2012.

El estatuto social de Energía Patagonia S.A. indica que la actividad principal de la sociedad es “operación, comercialización y mantenimiento de parques eólicos, pudiendo vender energía en el mercado spot y/o a privados. b. Fabricación, ensamble y comercialización de generadores eólicos, térmicos a partir de turbinas y grupos electrógenos a gas o diesel o fueloil; de energía hidroeléctrica y paneles solares; pudiendo ser nuevos o usados. c. Importación y exportación de los mencionados generadores o de partes de los mismos”.

La representación de Costa dentro de Energía Patagonia está dada por el mencionado Pereira Sanhueza, quien figura como director. Sanhueza es Costa (la mejor figura podría ser la de testaferro). El segundo dato que indica que Energía Patagonia es de Costa es que el domicilio fiscal de la empresa de energía eólica es Brasil 55, el edificio que pertenece a la familia del legislador nacional en la Ciudad de Buenos Aires, que a su vez funciona como sede porteña del El Tehuelche y una multiplicidad de otras empresas. También vale decir que el diputado le alquilaba oficinas a Vialidad Nacional.

Al cierre de 2015, según su Declaración Jurada, Patagonia Retail aumentó su patrimonio a los 12.6 millones de pesos, es decir un 147% más que a principio de año y seis veces más que en 2011, antes de iniciar sus negocios en energía eólica de la mano de Patagonia Energía SA.

Dejar una respuesta