Este lunes, la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la ciudad determinó que la empresa Uber no puede operar en el país, ya que confirmó el bloqueo nacional de las plataformas digitales por las que se accede al servicio de transporte. La investigación por supuesta actividad ilícita por parte de la empresa fue del fiscal Martín Lapadú, quien se desempeña en la Cámara de la Unidad Fiscal Oeste, y fue aprobada por la Sala II de la Cámara.

Los jueces Marcela De Langhe, Fernando Bosch y Pablo Bacigalupo apoyaron la decisión judicial en primera instancia de bloquear “las plataformas digitales, aplicaciones y todo otro recurso tecnológico que permita contratar y/o hacer uso de los servicios de transporte de pasajeros que ofrece la empresa Uber Argentina SRL o Uber B. V. en el territorio de la República Argentina”, debido a que “la empresa en cuestión organiza una actividad lucrativa sin autorización y que, entonces, se encuentra provisoriamente demostrada la materialidad ilícita”.

A fines de enero pasado, el fiscal Lapadú ya había pedido el bloqueo de la página web y de la aplicación para celulares porque durante su investigación comprobó que existían riesgos para preservar pruebas. El letrado argumentó que: “La firma Uber tiene la capacidad de alterar o borrar remotamente a través de su aplicación los registros de los socios de la empresa. El bloqueo total permitiría un resguardo mucho más efectivo”. Por esta razón, la jueza María Fernanda Botana, del fuero tribunal penal contravencional y de faltas porteño, había ordenado a las empresas que prestan servicios de internet en la Argentina bloquear la página y la aplicación móvil de la empresa.